Europa quiere asegurarnos ante los robots

Europa quiere asegurarnos ante los robots

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

Wall-e y R2D2 nos robaron el corazón, Robocop y Terminator nos enseñaron su cara menos amable y HAL 9000 su lado más controlador. Los robots llevan décadas acaparando nuestra imaginación. Ahora piensan y caminan por nuestras calles y nuestras oficinas mientras nos asomamos de lleno a una era robot llena de incertidumbres.

Pocos dudan de que los robots vayan a convertirse en una parte central de nuestra sociedad (si es que no lo son ya). Como tal, la Unión Europea trabaja para dotarlos de un marco legal que marque las reglas de convivencia entre robots y humanos. Una serie de normas en las que los seguros serán una pieza fundamental.

Robots: responsabilidades y garantías

Definir el estatus legal y las responsabilidades de los robots, sus fabricantes y sus usuarios es marcar las reglas del juego de un futuro en el que los robots se harán más y más inteligentes. “Las próximas generaciones de robots serán cada vez más capaces de aprender por sí mismas.  Así serán nuestros coches autónomos, drones, robots industriales y de uso médico, juguetes o robots agrícolas”. Para Mady Delvaux, eurodiputada e impulsora del debate sobre la legislación robot en el seno de la Unión Europea, la lista de usos de la robótica es interminable.

De entre todas las preguntas que surgen, una es más recurrente que el resto: ¿qué pasa en caso de problemas o accidentes? Según la eurodiputada luxemburguesa, el debate camina en dos direcciones.

“Si aplicamos de forma estricta el principio de responsabilidad, el fabricante debería ser el único responsable, ya que es el que tiene más capacidad de limitar cualquier daño potencial”, explica Delvaux en un informe para la Comisión Europea de derecho civil para las reglas de la robótica. “La segunda opción es establecer una evaluación previa del riesgo y un sistema de compensación que compartan todos los implicados. También hemos propuesto que se establezca un seguro obligatorio, al menos para los robots grandes”.

 

Son máquinas, vehículos y ordenadores que pueden pensar. Y que se comunican entre ellos compartiendo millones de datos por segundo

 

El mayor riesgo está en los datos

Casi dos millones de robots caminan ya por el planeta. Caminar es un decir, porque lo del aspecto humanoide se ha quedado para las películas. Son máquinas, vehículos y ordenadores que pueden pensar. Y que se comunican entre ellos compartiendo millones de datos por segundo.

“La cuestión clave gira alrededor de la seguridad y la protección de datos. Los robots no pueden funcionar sin un intercambio de datos, así que la pregunta aquí es quién tiene acceso a estos datos”, puntualiza la eurodiputada en su informe. “Los usuarios necesitan saber que van a estar asegurados ante cualquier tipo de riesgo”.

Los casos recientes de robos de información personal y espionaje han convertido la protección de datos en un asunto de vital importancia para europeos y españoles. De hecho, según el barómetro del CIS, más de siete de cada diez españoles dicen estar preocupados por su privacidad en el mundo digital. Y cuando nuestra nevera, nuestro coche y nuestro móvil se comuniquen entre ellos, los riesgos no harán sino aumentar.

 

1_Junio_Foto_cuerpo-min (1)Cooperación ante un futuro incierto

Creo que este es el mayor reto al que se enfrenta nuestra sociedad. No sabemos qué va a pasar”, concluye la eurodiputada. Las dudas alrededor de la robótica son muchas: quién será responsable de sus actos, cómo vamos a proteger nuestros datos ante su hiper-conectividad y cómo se van a integrar en el sistema social y el mercado laboral.

“Los robots no reemplazarán a los humanos, va a haber cooperación entre ambos. Lo único que pedimos a la Comisión es que esté atenta a la evolución de los robots”. Delvaux lo tiene claro, por una vez, debemos adelantarnos a los acontecimientos.

“Nos gustaría establecer unos principios y un marco legal común europeo antes de que cada estado implemente sus propias leyes”. Una legislación compartida que se centre en garantizar a las personas que, vaya a donde vaya la industria robot, su mundo siempre va a estar asegurado.

Comparte

Dejar una opinión