Blockchain y seguros: ¿Cómo afecta la tecnología a los gerentes de riesgos?

Blockchain y seguros: ¿Cómo afecta la tecnología a los gerentes de riesgos?

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

 
Anteayer fue el NotPetya, hace un mes el WannaCry y hace 30 años el gusano Morris. Los ciber ataques son un riesgo real y, probablemente, uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado el mundo en los últimos años. La respuesta a todos nuestros problemas podría estar en una… ¿cadena de bloques? Así es la relación entre tecnología blockchain y seguros.
 
No existe vacuna infalible ni remedio sanalotodo, pero el blockchain se está erigiendo como gran alternativa para proteger los datos de la ciber extorsión. Aunque es un concepto complejo, la tecnología blockchain consiste en una base de datos distribuida entre un gran número de ordenadores o puntos de almacenamiento, llamados nodos. La información de esta base de datos solo se puede alterar si todos los nodos se sincronizan. Así se protege de ataques externos al sistema.
 
 

El blockchain y el mundo empresarial

Son muchos los beneficios que se derivan del uso de una base de datos distribuida. Para Richard Magrann-Wells, vicepresidente ejecutivo del Financial Institutions Group de Willis Towers Watson, existen cinco puntos clave.

  • Transparencia. La actividad puede ser controlada por cualquier miembro del sistema.
  • Rápida instalación. Al ser 100% virtual, su implementación es casi instantánea.
  • Reducción de costes. Sin intermediarios, se abarata el precio final.
  • Reducción de fraude. Los datos no pueden ser alterados unilateralmente y se guarda un registro de todos los cambios.
  • Resistencia. La base de datos está sincronizada y copiada en cientos de ordenadores independientes entre sí. Es el sistema más resistente inventado hasta la fecha.

 

Hace 10 años, la posibilidad de sincronizar grandes cantidades de datos encriptados de forma instantánea era casi ciencia ficciónÍ

Ante los desafíos de una economía global y los riesgos de ciber ataque, el mundo empresarial llevaba décadas detrás de una solución tecnológica así. No fue, sin embargo, hasta 2009, cuando se lanzó el primer sistema blockchain de la mano de la moneda virtual Bitcoin. Hasta entonces, la limitada capacidad de almacenamiento había frenado el desarrollo de esta tecnología.
 
“Hace 10 años, la posibilidad de sincronizar grandes cantidades de datos encriptados de forma instantánea era casi ciencia ficción. Hoy en día, existe capacidad de almacenamiento virtual prácticamente ilimitada”, señala Richard Magrann-Wells. “Esto ha convertido el blockchain en una tecnología tremendamente escalable”.
 
 

Así reduce el blockchain los riesgos

El de Bitcoin es probablemente uno de los casos de éxito más conocidos de la tecnología de cadena de bloques. En los últimos ocho años, la moneda virtual ha sufrido multitud de ataques e intentos de robo de datos. Aunque a ciertos niveles los ciber ataques han tenido éxito, la seguridad de la base de datos en sí misma nunca ha sido violada.

El impacto más inmediato del blockchain en el sector se dará en cómo se contratan los seguros

“Esto prueba que una cadena de bloques será siempre segura si se encuentra ampliamente distribuida”, puntualiza Richard Magrann-Wells. Un concepto que promete cambiar para siempre la esfera financiera y la gestión de riesgos. Y es que blockchain y seguros caminan de la mano. Estos son los tres factores clave del blockchain que todo gestor de riesgos ya debería conocer.

1. Adiós al intermediario. Las transacciones financieras casi siempre necesitan un gran nivel de confianza entre las partes implicadas o la existencia de un tercero, un intermediario, que aporte seguridad.
“Las cadenas de bloques aseguran que el vendedor posee realmente el activo en venta. El registro digital permite que la base de datos se actualice y el activo sea transferido al comprador de forma simultánea”, explica el experto de Willis Towers Watson. “El blockchain podría llegar a eliminar por completo la necesidad de intermediarios”.

2. Públicas, privadas, autorizadas o no. Existen multitud de tipos de cadenas de bloques. Las hay públicas, las cuales pueden ser leídas por cualquier persona, o privadas, que solo pueden accederse con la autorización adecuada. Además, pueden concederse diferentes permisos de edición.

3. La revolución ya está en marcha. “A pesar de que la integración completa de las bases de datos distribuidas no se alcanzará hasta dentro de unos 10 años, la tecnología está ya en desarrollo y muchas compañías se están gastando importantes sumas de dinero en innovación”, puntualiza Richard Magrann-Wells. Entre ellas, algunos grandes bancos y compañías aseguradoras.

 
 

Blockchain y seguros: obligados a entenderse

La tecnología de blockchain será un factor clave en la reducción de riesgos. Como tal, las compañías de seguros y los gestores de riesgo deberían estar tomando ya determinadas medidas.

1. Evaluar qué se ha hecho hasta la fecha. El primer paso es conocer hasta qué punto las diferentes áreas de negocio de la compañía han desarrollado o implementado estrategias de blockchain.

2. Mantenerse al día. Nunca esperar a que se lancen o implementen sistemas de blockchain para preguntar qué son o cómo funcionan; mejor estar al día de los desarrollos que se producen en este campo.

3. Monitorizar las reacciones del mercado de las aseguradoras. “El impacto más inmediato del blockchain en el sector se dará en cómo se contratan los seguros”, explica Richard Magrann-Wells.

4. Los clientes podrán adquirir, de forma automática, las coberturas concretas que necesitan. Además, el papel de algunas coberturas clásicas como los bonos de garantía cambiará de la mano de la tecnología. “Los gestores de riesgo necesitarán estar atentos al desarrollo del blockchain a medida que esta tecnología se vaya integrando en el día a día del sector”, señala el experto de Willis Towers Watson.

5. Consorcios e inteligencia colaborativa. En el caso de que la compañía aseguradora forme parte de un gran consorcio internacional, existe una gran oportunidad para compartir conocimiento con otros miembros. “Al hablar de tecnología de blockchain, hablamos de datos que serán compartidos en un determinado mercado o sector. No tiene sentido que los gestores de riesgo no compartan la información desde ya”, concluye Richard Magrann-Wells.

Blockchain y seguros, dos palabras que darán mucho que hablar en los próximos años. Una muestra más de que la tecnología seguirá revolucionando el mundo tal y como lo conocemos.
 
 

 

Comparte

Dejar una opinión