Car sharing y seguros: una relación clave en el futuro de la economía colaborativa

Car sharing y seguros: una relación clave en el futuro de la economía colaborativa

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

La movilidad está cambiando. ¿Para qué comprarme un coche que pase la mayor parte del día en el garaje si puedo tener uno a la carta cuando me haga falta? Car2Go, Emov o Zity son algunas de las compañías que ya permiten alquilar coches por minuto en España. En la nueva economía colaborativa, car sharing y seguros tendrán mucho que decir.

 

¿Qué es el car sharing?

El servicio de car sharing “es prestado por empresas y consiste en ofrecer a sus clientes el uso de vehículos por minutos u horas en el barrio donde viven o trabajan. Los clientes o socios, acceden de forma inmediata al vehículo mediante una tarjeta inteligente o teléfono móvil, previa reserva telefónica o por Internet y pagan solo por el uso real del servicio”. Así definen este servicio desde la Asociación Española de Car-Sharing.

No se debe confundir con servicios como BlaBlaCar, bautizados como car pooling, en los que el propio dueño del coche recoge pasajeros con los que comparte gastos. Con el car sharing, el usuario dispone de un vehículo que usará de forma privada en función de sus necesidades. También existen plataformas que posibilitan que propietarios privados alquilen su coche a terceros, un servicio que aún no está demasiado implantado en España.

 

Entre Europa, Estados Unidos y China, el mercado de la movilidad compartida alcanzó un volumen de 54.000 millones de dólares en 2016

Según un informe de McKinsey, entre Europa, Estados Unidos y China, el mercado de la movilidad compartida alcanzó un volumen de 54.000 millones de dólares en 2016. De aquí a 2030, pronostican, podría crecer a un ritmo cercano al 30% interanual. Un negocio en auge en el que los seguros (y sus nuevos productos) jugarán un rol fundamental.

 

 

Car sharing y seguros: tres cambios modelan el mercado

DESCARGAR

“Los seguros son un pilar esencial del modelo de car sharing; tanto los propietarios de los coches como los usuarios necesitan estar protegidos. A medida que el car sharing vaya ganando en popularidad, el modelo de seguros necesita evolucionar”, señala Matheus Riolfi, colaborador de Medium y director internacional de Turo, una de las mayores compañías de car sharing de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

Para él, existen tres grandes tendencias de cambio que han revolucionado la relación entre car sharing y seguros.

  • La economía colaborativa. Las compañías de car sharing se encuentran entre las que más crecen dentro de la economía colaborativa (de la que también forman parte empresas como Uber o Airbnb). Para Riolfi, el car sharing representa una alternativa real a tener un coche en propiedad, algo que se ha vuelto inaccesible para algunos segmentos de la población y poco útil en las grandes ciudades.
  • Los coches conectados. Poco a poco, de la mano del Internet de las Cosas, aumentará el número de vehículos conectados. Esto significa que propietarios y aseguradoras ganarán acceso a un gran volumen de datos sobre los hábitos de cada conductor, el estado y evolución del vehículo o los riesgos de cada zona de la ciudad. Esta información permitirá diseñar productos flexibles y a la carta.
  • Digitalización y sensibilidad a los precios. Los usuarios online se han acostumbrado a comparar precios y consultar las opiniones de la comunidad antes de adquirir productos. El precio se ha convertido en uno de los aspectos más valorados a la hora de adquirir servicios de plataformas digitales.

 

Alianzas entre aseguradoras y plataformas

El sector seguros no ha permanecido ajeno a la revolución del car sharing. Sin embargo, a pesar de la existencia de algunas soluciones más flexibles como las pólizas por hora, se ha mantenido una relación entre car sharing y seguros similar a la que existe con las empresas de alquiler de vehículos. Las grandes alianzas entre aseguradoras y plataformas de movilidad compartida se imponen en el mercado.

Sin embargo, esta nueva forma de acceder a los vehículos presenta desafíos y riesgos específicos como:

– La variedad de conductores no familiarizados con el vehículo

– La complejidad a la hora de definir responsabilidades en caso de un accidente

– La dificultad de especificar hasta qué punto el seguro del propietario cubrirá daños si el conductor es una tercera persona

– La depreciación y el desgaste del vehículo, que varía en función del conductor

 

“Muchos conductores de diferentes edades están dispuestos a compartir sus datos de conducción a cambio de un seguro personalizado”

Son desafíos cuya respuesta podría estar en los datos. “Muchos conductores de diferentes edades están dispuestos a compartir sus datos de conducción a cambio de un seguro personalizado”, asegura Geoff Werner, global telematics product lead de Willis Towers Watson. “Es clave permitir a los titulares determinar si una política telemática los beneficiará antes de adquirir un seguro”.

 

¿Un futuro personalizado y a la carta?

El consumo colaborativo es una de las consecuencias directas de la digitalización de la economía. Con sus pros y sus contras, tiene en los sistemas abiertos y dinámicos su mayor fortaleza. Así, distintos actores colaboran para ofrecer un servicio que se ajuste a las necesidades puntuales del consumidor.

“El futuro de estas plataformas abiertas debe integrar múltiples opciones aseguradoras que se ajusten en tiempo real a cada reserva y que estén basadas en los riesgos específicos de cada transacción”, asegura Matheus Rolfi, director internacional de Turo. “Factores como el perfil del conductor, el tipo de coche, la localización, la duración del viaje o el control telemático del comportamiento del conductor influirán en el precio de la póliza”.

¿Y qué dicen los usuarios? Según la 2017 UBI consumer survey, de Willis Towers Watson, un 80% de los conductores están dispuestos a compartir los datos de su conducción para obtener pólizas personalizadas. Por franjas de edad, varía del más del 90% de los millennials al 53% de los mayores de 65 años.

 

 

Comparte

Dejar una opinión