Cinco grandes cambios para el futuro de los beneficios sociales en la empresa

Cinco grandes cambios para el futuro de los beneficios sociales en la empresa

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

 

Los últimos 20 años han traído multitud de cambios al esquema tradicional de beneficios para empleados. En un mundo empresarial y un mercado laboral en constante evolución, los sistemas de pensiones o jubilaciones se parecen hoy poco a los del pasado. Pero, ¿qué futuro les espera a los beneficios sociales en la empresa?
 
Para entender a dónde vamos, no está de más conocer de dónde venimos. En las últimas dos décadas, tres tendencias han moldeado el presente estado de los beneficios para empleados. En líneas generales, los costes de los beneficios son cada vez más altos, los sistemas de prestaciones están siendo sustituidos por sistemas de aportaciones y los beneficios se están globalizando.

 

El informe recoge cinco oportunidades empresariales para construir los sistemas de beneficios del futuro.
Descargar informe

Además, según refleja el informe de Willis Towers Watson, The future of benefits, estas tres tendencias se verán influidas por la evolución de la crisis de la productividad, las necesidades de mano de obra cada vez más cualificada, la irrupción de los avances tecnológicos y los cambios en las demandas de los empleados.
 
 

¿Cuál es el futuro de los beneficios sociales en la empresa?

Teniendo en cuenta las tendencias de los últimos 20 años y los principales factores que están afectando al mundo laboral, el informe recoge cinco oportunidades empresariales para construir los sistemas de beneficios del futuro.
 
 

1. Alinear la estrategia de beneficios con los objetivos empresariales

Los beneficios sociales se ven afectados por multitud de factores, tanto externos como internos a la empresa. Sin embargo, los sistemas de beneficios son, a veces, poco flexibles. Para que no se conviertan en un lastre a nivel empresarial, el informe recomienda:

a. Estudiar cómo encajan las propuestas de los trabajadores con el sistema de beneficios sociales de la compañía

b. Centrarse en los aspectos centrales del sistema, como definir los tipos de beneficios

c. Trabajar con datos cuantitativos para analizar la competitividad del mercado y cómo influye en las preferencias de los empleados

d. Revisar la estrategia de beneficios constantemente

 
 

2. Consistencia global, importancia local

Las políticas de beneficios sociales deberían estar ligadas directamente a los valores de la empresa a nivel internacional. Por ello, se deberían definir las grandes áreas de beneficios de forma global para después adaptarlas a las particularidades de cada mercado.

 
 

3. Más seguridad y opciones para los empleados

El aumento del coste de los beneficios sociales en la empresa, las diferentes necesidades de los trabajadores y un mundo cada vez más globalizado permiten que:

– Se reduzcan los beneficios básicos a, por ejemplo, seguros de vida, seguros médicos básicos o pensiones mínimas

– Se aumenten las opciones de los empleados para mejorar estos beneficios básicos

 
 

4. Mejorar la experiencia de los empleados

Así, a ciertos niveles, los empleados pasan a ser consumidores de beneficios. Es decir, pasarán a ser también clientes de la propia compañía. Por ello, las empresas deben esforzarse en que los empleados entiendan el sistema y en tratarlos igual de bien que tratan a sus clientes.

 

La comunicación de la compañía a nivel interno podría adaptarse a algunas de las estrategias que se utilizan hoy a nivel externo como:

a. Segmentación efectiva de los empleados y sus intereses

b. Uso de técnicas de marketing

c. Uso de la tecnología móvil e inteligente para simplificar los procesos

 
 

5. Crear una nueva plataforma de beneficios

En una economía global llena de desafíos, mejorar la eficiencia de todos los sistemas es una de las obsesiones del mundo empresarial. Esta tendencia también afecta a los beneficios para empleados.

Según el informe de Willis Towers Watson, se debe trabajar en un sistema global y flexible de beneficios que reduzca las trabas administrativas, incorpore la tecnología para reducir costes o utilice el análisis de datos para la toma decisiones, entre otros aspectos.

 
 

Un sistema de beneficios sociales del siglo XXI

Los beneficios sociales en la empresa están convirtiéndose en una herramienta con la que atraer talento y retener a los empleados. Sin embargo, un sistema flexible requiere de mucha más estrategia, visión y eficiencia que un sistema tradicional.
 
“Es hora de que se apliquen las prácticas de negocio del siglo XXI a un área tan importante como esta”, concluye el informe. “Los empleados buscan experiencias positivas e innovadoras. El primer paso para los empresarios es reconocer estas demandas y valorar las posibilidades que trae el futuro”.
 
 

Comparte

Dejar una opinión