Las 6 claves en el futuro del sector energético global

Las 6 claves en el futuro del sector energético global

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

 

El 12 de diciembre de 2015 se firmaba en París un acuerdo sin precedentes. 195 países se ponían de acuerdo para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero y frenar el calentamiento global. Las líneas dibujadas por el Acuerdo de París marcan el futuro inmediato de la industria energética global. Pero no son las únicas tendencias que veremos en los próximos años.

 

Revisión del mercado de la energía

New Call-to-action

Con el objetivo de aportar certezas en el periodo de transición en que se encuentra la industria de la energía a nivel mundial, Willis Towers Watson ha publicado el Power and Renewable Energy Market Review 2018. Con un pie en los combustibles fósiles y otro en las renovables, el mercado de la energía se enfrenta a multitud de retos y desafíos. El sector seguros forma también parte inseparable de este periodo de cambio.
El informe identifica una serie de cuestiones que influyen en las estrategias de gestión de riesgos de la industria energética, con especial atención a las renovables. Desde el papel del capital privado o la gestión del riesgo al impacto del desarrollo de tecnologías como las baterías, a continuación, repasaremos las claves que marcarán el devenir del sector en el futuro.

 

1. M&A y capital riesgo: la inversión en energías renovables

En los últimos años, a medida que el mercado de las energías renovables ha ido creciendo en todo el mundo, se ha registrado un mayor volumen de operaciones de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés). Por otro lado, los fondos de capital riesgo y de capital inversión no han apostado con fuerza por el sector, debido al bajo retorno de la inversión, sobre todo en el corto plazo, frente a otras industrias energéticas.

“Las renovables aumentarán su peso en el mix energético, del 31% en 2016 al 61% en 2040. El sector se enfrentará pronto a un periodo de consolidación”

En los próximos años, el informe pronostica un aumento de la competitividad de las inversiones en renovables. Además, los inversores están modificando sus expectativas de retorno, adaptándolas al medio o largo plazo. Por otro lado, la energía solar y la eólica concentrarán la mayor parte de las inversiones, frente a los biocombustibles, más populares en el pasado.

“Se espera que la potencia global de energías renovables se multiplique por cuatro, desde los 2.082 GW en 2016 a 7.865 GW en 2040. Las renovables aumentarán su peso en el mix energético, del 31% en 2016 al 61% en 2040. El sector se enfrentará pronto a un periodo de consolidación que llevará a un importante aumento de las transacciones M&A”, señala Silvi Wompa Sinclair responsable de Private Equity client development de Willis Towers Watson en Reino Unido, EMEA y APAC.

 

2. Los seguros y el riesgo en las inversiones

 

El riesgo de la inversión en energías renovables ha frenado, en los últimos años, el interés de los fondos de capital inversión y capital riesgo. La alta variabilidad en la producción de electricidad con fuentes renovables, debida a factores como los cambios en el tiempo atmosférico, o la fuerte dependencia de la tecnología han disuadido a los inversores. Sin embargo, los seguros pueden jugar un papel destacado a la hora de controlar y reducir el riesgo.

El análisis previo de las inversiones para limitar su volatilidad y el diseño de soluciones aseguradoras específicas pueden aumentar la confianza inversora. “Los seguros pueden convertirse en un puente entre inversores, propietarios y desarrolladores tecnológicos, en socios que les ayuden a facilitar las inversiones”, añade Silvi Wompa Sinclair.

 

3. La revolución de las baterías

El futuro de la producción eléctrica y, sobre todo, de las energías renovables, pasa por su almacenamiento sostenible y económico. La esperada revolución de las baterías está a la vuelta de la esquina, sobre todo impulsada por la incipiente industria de los vehículos eléctricos y líderes tecnológicos como Tesla. Pero no todo pasa por el aumento de la capacidad y la caída de los precios.

Desde el punto de vista del inversor y del riesgo, existen todavía muchas dificultades a la hora de almacenar directamente en baterías la energía que se produce en una planta solar o un parque eólico. Además, al ser un sector bastante nuevo, no existen apenas datos ni registros históricos, lo cual reduce la confianza. El futuro pasa por la colaboración entre aseguradoras, inversores y clientes (de propietarios a desarrolladores).

“Tenemos un historial de colaboración con organizaciones clave en la industria. […] El conocimiento debería ayudar a prevenir y mitigar las pérdidas y a construir un negocio más resistente. La consecuencia final será desarrollar la capacidad de proporcionar una solución aseguradora adaptada y rentable”, explica Andrew Stafford, vicepresidente de FM Global.

 

4. El poder de la energía geotérmica

 

Limpia, sin emisiones de CO2, renovable y sostenible, la energía geotérmica proporciona una fuente constante de calor. Desde generar electricidad a alimentar calefacciones, su uso no ha dejado de crecer en los últimos años. Estados Unidos es su mayor productor e Islandia el mejor ejemplo de sus ventajas, pero unos 90 países tienen capacidad para generarla de forma estable y masiva.

Necesita de recursos geotermales, es decir, un lugar en las profundidades de la corteza terrestre donde el calor del planeta convierta el agua líquida en vapor, liberando energía

Este tipo de industria energética necesita de recursos geotermales, es decir, un lugar en las profundidades de la corteza terrestre donde el calor del planeta convierta el agua líquida en vapor, liberando energía. La inversión necesaria para las perforaciones depende de encontrar o no esta fuente geotermal. Aunque las prospecciones han mejorado, es una inversión que sigue conllevando un elevado riesgo.

La incertidumbre alrededor del éxito y los costes finales de una explotación geotérmica ha dificultado la atracción de inversiones. El sector seguros puede proponer soluciones concretas para reducir el riesgo, asegurando la viabilidad del proyecto desde la fase de prospección y perforación hasta el mantenimiento de la planta geotérmica a lo largo de los años.

 

5. Limpias sí, pero ¿renovables?

Las diferentes fuentes de energía renovable generan electricidad sin apenas emisiones ni residuos. Son, se mire por donde se mire, limpias. Sin embargo, la tecnología para producirlas necesita de ciertos materiales que, en muchas ocasiones, son escasos en el planeta. Los llamados metales raros, como el neodimio (utilizado en los imanes de las turbinas eólicas) o el germanio (usado como conductor en los paneles solares), son recursos limitados, y su demanda no deja de crecer.

Algunos son incluso más conocidos, como el litio o el cobalto, pero no por ello más abundantes. En los próximos años, si no existen alternativas y su demanda continúa al alza, su precio podría dispararse, amenazando la sostenibilidad de las energías renovables.

“Los productores de energías limpias deben prestar mucha atención al impacto del riesgo de estos materiales raros en su cadena de suministro. ¿De dónde vienen estos materiales? ¿Puedo confiar en mis suministradores? ¿Estoy invirtiendo lo suficiente para garantizar la viabilidad de la cadena de suministro?”, se pregunta Steve Munday, Head of Renewable Energy, Willis Towers Watson Natural Resources.

 

6. Energía eólica marina: desafíos y oportunidades

Los parques eólicos en el mar son otra de las grandes apuestas de la industria de las energías renovables, sobre todo en Europa. La capacidad instalada en las aguas europeas ha pasado de 5GW en 2012 a más del doble en 2016 y se espera que alcance 50GW en 2020 y 150GW en 2030. El potencial estimado es mucho mayor, de cerca de 4.000GW, una cuarta parte de la energía eléctrica que se consume hoy en el mundo.

Los proyectos de parques eólicos marinos son complejos y necesitan de la asistencia de expertos ingenieros y tecnológicos desde el principio

Sin embargo, como en otros sectores de las renovables, el factor innovador y la falta de experiencias previas no ayuda a atraer a los inversores. Los proyectos de parques eólicos marinos son complejos y necesitan de la asistencia de expertos ingenieros y tecnológicos desde el principio. El sector seguros debe estar también presente en todo el proceso para identificar y minimizar los riesgos y contribuir a la confianza de los inversores.

“Un diseño exhaustivo del proyecto con una gestión de riesgos bien definida, respaldado por expertos competentes, es fundamental para el éxito de un proyecto. Todavía hay muchas lecciones por aprender, pero al involucrar al mercado de seguros desde el podremos contribuir a que surjan nuevos proyectos al crecimiento de este sector”, concluye Steve Munday.
De las profundidades del planeta al aprovechamiento del viento y el Sol, las energías renovables están llamadas a tomar las riendas de la producción global de electricidad. Las líneas las marca el Acuerdo de París, que busca reducir las emisiones, y el probable agotamiento de los combustibles fósiles. El futuro está todavía lleno de incertidumbres y el sector de los seguros puede contribuir a reducir su impacto.
 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión