Coches autónomos: el reto de los modelos de negocio de seguros

Coches autónomos: el reto de los modelos de negocio de seguros

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

El progreso en las tecnologías de conducción autónomas empuja a las aseguradoras de coches a una continua actualización de sus modelos de negocio. Con este punto de partida arrancará el Congreso Driverless Technologies Insurance 2016 que se celebrará el 17 de marzo en Londres. En él se darán cita destacados representantes de compañías de seguros de automóviles europeas y de fabricantes de vehículos con una avanzada tecnología en conducción autónoma.

Si ya en este blog nos hacíamos eco hace meses de la revolución que traía consigo el avance de los vehículos autónomos, sobre todo respecto a quién atribuir la responsabilidad, en esta ocasión la clave está en cómo incorporar esta oportunidad en los modelos de negocio. Es por ello que en el Congreso se debatirá sobre el impacto a corto, medio y largo plazo de la conducción autónoma en vehículos privados y de empresa respecto a los modelos de negocio de las aseguradoras, su responsabilidad, precios y reclamaciones.

 

Un congreso sobre coches autónomos

Los objetivos del congreso pasarán por:

  • El establecimiento de un plan de trabajo en el que se identifiquen las etapas del desarrollo tecnológico por las que pasará el sector, determinando asimismo las responsabilidades en cada uno de los momentos de dicho desarrollo.
  • El conocimiento de qué capacidades y de qué limitaciones están ligadas a los sistemas de asistencia al conductor. Es decir, saber cómo afectan las evaluaciones de riesgo.
  • La comprensión de la evolución legislativa. Esto es, aclarar cómo va a impactar el intercambio de datos en la adopción y la influencia de las tecnologías de conducción autónoma.
  • El examen de cómo un aumento en el uso de estas tecnologías afectará a la frecuencia de las reclamaciones y a los procesos, y de cómo todo ello se alimentará a través de la fijación de nuevos precios y tarifas.
  • Y el debate de cómo las aseguradoras del motor pueden crear nuevas ofertas de productos y servicios.

A medida que las aseguradoras cuantifiquen las capacidades de las nuevas tecnologías de la conducción autónoma y su impacto en la seguridad vial, se irá generando un gran valor para ambos sectores de forma que aprendan de la experiencia de unos y otros. Y lo que es más, al escuchar de primera mano las estrategias y planes de negocio de este sector de vehículos autónomos se facilitará el intercambio de información sobre análisis de riesgos, reclamaciones en los procesos y sobre los precios de hoy y del futuro.

En definitiva, un entorno propicio para clarificar de qué manera impactará esta tecnología en los modelos de negocio de seguros y viceversa, cómo reaccionarán los impulsores de la conducción autónoma a las propuestas del sector de los seguros.

Comparte