Cómo dormir bien y lograr un sueño reparador

Cómo dormir bien y lograr un sueño reparador

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

¿Sabías que un tercio de tu vida lo pasas durmiendo? Cuidar tu descanso es fundamental y cualquier problema de sueño durante la noche te acaba condicionando tu día a día, tanto a nivel personal como laboral.

El ser humano no puede vivir sin dormir. El impulso es tan fuerte que incluso le gana al de comer. El sueño perdido no se recupera, sino que se acumula y cada persona tiene una necesidad de sueño distinta. Se estima que el tiempo adecuado para un adulto de entre 20 y 60 años son 8 horas, lejos de lo que la mayoría duerme a diario.

La falta de horas de sueño genera problemas de conducta, mayor probabilidad de obesidad, menos productividad y más riego de accidentes.

 

Los beneficios de un sueño reparador

Un estudio del Laboratorio del Sueño de Estocolmo (Suecia), del que se hace eco el British Medical Journal señala algunos de los beneficios de un sueño reparador. Estos son los más destacados:

  1. Se regeneran y oxigenan las células: La piel y la visión sienten cada día su efecto
  2. Favorece la dieta: Se baja más fácilmente de peso al acumularse menos grasa
  3. Incentiva la coordinación física: Si tu cerebro está bien, ejecutas actividades psicomotrices de forma más eficaz, es decir, que las actividades básicas como conducir se vuelven menos arriesgadas.
  4. Es una medicina para el organismo: Un sueño adecuado controla la obesidad y la diabetes tipo 2; reduce el riesgo de hipertensión y ayuda al mejor funcionamiento del sistema cardiovascular; ayuda al sistema inmunológico a controlar las infecciones; y acompasa la respiración, lo que facilita la oxigenación de las células.
  5. Dormir bien permite pensar mejor: Mejora la capacidad de intelecto.

 

Cómo afecta la falta de sueño en el trabajo

A la hora de trabajar, si no descansas bien, serás más propenso a la desconcentración, lo que afectará a tu productividad. Tu sentido de la vista se verá resentido, al igual que tu raciocinio. Ya sabes que estarás muy cansado, con pesadez y con falta de energías.

Por ello, y por muchos otros factores, procura cumplir con un mínimo de seis horas seguidas diarias de sueño (aunque lo recomendable son ocho) para poder desenvolverte adecuadamente en todos los planos de tu vida.

 

El papel de las empresas

Una empresa saludable es aquella que tiene entre sus objetivos ayudar a sus miembros a mantener un tono vital corporal y mental sano. Son prácticas que a medio y largo plazo aumentan la productividad de los empleados.

Según el informe Productividad y empresa saludable, elaborado por el Centro Internacional de Investigación de Organizaciones (IRCO) y el IESE Business School, “el impacto de una estrategia de gestión de la salud sobre factores como el absentismo, la productividad o los costes médicos es una variable a tener muy en cuenta, aunque tampoco debe perderse de vista la influencia de estas iniciativas en indicadores como el clima laboral, la motivación o el compromiso de los empleados”.

¿Por qué las empresas deberían invertir en la promoción de un entorno laboral saludable? En el informe apuntan dos razones:

  1. Desde el punto de vista ético, promover hábitos de vida saludables y campañas de prevención de diversas enfermedades supone una vía de acción muy interesante dentro del marco de la responsabilidad social de la empresa, en lo que se refiere a las políticas dirigidas a empleados.
  1. Desde una perspectiva empresarial, un entorno saludable incide de manera positiva en la reducción del absentismo y en la mejora de la productividad, así como en el compromiso de los empleados, la motivación y el clima laboral.

 

Cómo dormir bien: consejos para conciliar bien el sueño y descansar

  1. Evita la cafeína dentro de las dos horas previas a acostarse. Este simple gesto te ayudará a conciliar mejor el sueño.
  2. Practica ejercicio de forma regular, mejorará tu descanso.
  3. Si eres de los afortunados que pueden dormir siesta, mejor si ésta no excede de los 45 minutos. Superar esta franja puede afectar a nuestros biorritmos y al descanso nocturno.
  4. Establece rituales que relajen previos al sueño: leer, escuchar música relajante, tomar un baño caliente…
  5. Pinta mandalas. Es una actividad muy extendida en el último año y ayuda a combatir el estrés, el insomnio y la ansiedad, mejora la paciencia, la autoestima, la memoria y la capacidad de concentración.
  6. Acuéstate cuando tengas sueño, no lo retrases si tienes problemas a la hora de conciliarlo.
  7. Intenta levantarte a la misma hora todos los días. De esta forma, generarás un hábito en tu cuerpo que te ayudará a descansar mejor.
  8. Procura que la superficie en la que vas a descansar reúna todas las condiciones para garantizar un sueño reparador.

 

En definitiva, ten en cuenta que dormir bien es tan esencial y positivo para el organismo como llevar una buena alimentación o practicar actividad física de forma regular. Un sueño reparador te permite cumplir con las exigencias diarias, ayuda a controlar el estrés y a mantener un estado de ánimo equilibrado.

Comparte

Dejar una opinión