Construyendo un programa internacional de seguros

Construyendo un programa internacional de seguros

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

Las empresas españolas, en la gran mayoría de los sectores de actividad, están dando una lección de esfuerzo e internacionalización en busca de un cierto equilibrio entre la facturación nacional y la internacional, puesto que cada vez somos más conscientes del gran potencial de crecimiento que tienen zonas como América, Asia o África para las empresas españolas.

Pero llegados a este escenario, un cliente que estaba acostumbrado a gestionar su programa de seguros cómodamente desde su oficina, con decisiones ágiles y rápidas, empieza a darse cuenta de que ahora tiene que cumplir con otras necesidades y requerimientos que habitualmente se multiplican por tantas veces como países en los que su compañía tiene presencia. Es más, su corredor de confianza comienza a hablarle de terminología como DIC/DIL, FIC, LPS, Non-Admitted… que le es totalmente ajena y complica toda la gestión hasta límites insospechados.

Pues bien, debemos ser plenamente conscientes de que esa complicación de la gestión que supone la instauración de un programa internacional es absolutamente recomendable y, en la mayoría de las ocasiones, podríamos decir que necesaria. Pero ante una situación como la descrita, nos asalta una duda fundamental: ¿cuál es la mejor manera de montar un programa internacional? En primer lugar y desde un punto de vista meramente legal, se hace imprescindible cumplir con los seguros de contratación obligatoria que existan en cada país en el que la empresa esté establecida. En segundo lugar, desde la óptica de gerencia de riesgos y seguros, es deseable que todos los países tengan un nivel homogéneo de coberturas, límites y sublímites –siempre dentro de lo que permita la legislación local– y esta homogeneidad se consigue mediante una póliza master

La situación económica que venimos atravesando en España durante los seis últimos años ha obligado a algunas empresas, cuyo ámbito de actuación estaba limitado al mercado nacional, a mirar más allá de nuestras fronteras y buscar en otros mercados los ingresos que los clientes habituales ya no proporcionan.

Es altamente recomendable que el corredor cuente con una red internacional lo suficientemente extensa como para garantizar la presencia de un socio local en cada uno de los países en los que es necesario emitir póliza que actúe en exceso de límites y condiciones. En tercer y último lugar, aunque en muchas ocasiones sea el argumento que termina por inclinar la balanza de la decisión en uno u otro sentido, el cliente minimiza costes al construir un programa internacional de estas características a la vez que mantiene las coberturas adecuadas a sus riesgos.

El disponer de una póliza local, en contraposición a soluciones “caseras” emitidas de manera alegal en muchas ocasiones, no solo facilita la gestión diaria para el cliente -la emisión de un certificado en el extranjero por parte de la compañía aseguradora, por ejemplo-, sino que evita quebraderos de cabeza en el momento crucial en el que se pone a prueba la calidad del producto que ha contratado el tomador y que no es otro que la ocurrencia de un siniestro y la liquidación de las indemnizaciones derivadas del mismo.

Ante las distintas alternativas que se presentan para confeccionar un programa internacional de seguros, podría existir la tentación de optar por la solución más sencilla y administrativamente menos laboriosa, como es la emisión en España de pólizas que amparan riesgos en el extranjero, pese a que exista la obligación de emitir documentación localmente.

Ha de quedar claro que esta vía no le conviene a ninguna de las partes. En caso de optar por este camino, es preceptivo advertir que algunas haciendas y supervisores extranjeros (valgan como ejemplo los casos de Brasil, México e India, entre otros) están comenzando a interesarse por estos programas Non-Admitted, Not Permitted o Non-Admitted Prohibited, sancionando tanto a la empresa que contrata la póliza, como al corredor que la intermedia y a la compañía que la asegura, llegando incluso a revocar la autorización para operar en el país en el que se debió emitir una póliza con su correspondiente tributación. Es decir, que en casos como este el asegurado que ha sufrido un siniestro en el extranjero y que pensaba que tenía su programa internacional totalmente en regla, se va a encontrar con problemas en la tramitación y en la liquidación. Y además, ha de enfrentarse a posibles sanciones por culpa de una estructura de programa que no cumple o simplemente ignora los requisitos legales que localmente son exigibles.

Del mismo modo, aunque siempre es recomendable la intervención del corredor a la hora de diseñar un programa de seguros, en el caso de los programas internacionales esta recomendación casi se convierte en exigencia, dada la enorme complejidad que puede llegar a adquirir la solución a implantar.

Podríamos pensar que, si una de las principales ventajas del programa internacional es la toma de decisiones centralizada, con la presencia de un broker en España es suficiente; pero nada más lejos de la realidad. Es altamente recomendable que el broker cuente con una red internacional lo suficientemente extensa como para garantizar la presencia de un socio local en cada uno de los países en los que es necesario emitir póliza dentro de un programa internacional, para que cada asegurado local tenga en todo momento un asesoramiento profesional que pueda aconsejarle y darle asistencia inmediata, por ejemplo, en caso de ocurrencia de siniestro.

Como conclusión, podemos afirmar que la mejor manera de evitar sorpresas desagradables en forma de lagunas de cobertura, indemnizaciones insuficientes, multas o sanciones para los clientes, corredores y aseguradores derivadas de una incorrecta estructura internacional de seguros no es otra que utilizar la emisión local en aquellos casos en los que exista obligación de emitir, ofreciendo como complemento una póliza master en España que equilibre las garantías.

Por Juan Pablo Llamas, Director Comercial de HDI-Gerling España

Comparte