¿Por qué elegir una correduría de seguros para tu seguro de flota?

¿Por qué elegir una correduría de seguros para tu seguro de flota?

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

¿Qué diferencia hay entre un agente y un corredor de seguros? ¿Cuáles son los pros y los contras de contratar un mediador para tus flotas? En este artículo damos respuesta a esta y otras preguntas para ayudarte a entender la importancia de contratar un mediador para la gestión de tu seguro de flotas.

 

¿Qué es un corredor de seguros?

Tradicionalmente, en el sector de los seguros han existido dos canales de venta: por un lado, la venta directa, por medio de la propia aseguradora o a través de sus agentes de seguros; y, por otro, a través de los mediadores. Respecto a estos últimos, la sección III de la Ley de los Corredores de Seguros define a estos como aquel que realiza la mediación de seguros de forma independiente y sin estar vinculado a las entidades aseguradoras. Por tanto, ofrece asesoramiento profesional e imparcial a quienes demanden la cobertura de los riesgos a que se encuentran expuestos.

Cuando la Ley menciona un “asesoramiento independiente, profesional e imparcial”, se refiere a la obligatoriedad de llevar a cabo un análisis objetivo. Esto significa que, de acuerdo con las necesidades y prioridades de cada cliente, el corredor debe hacer un análisis de mercado en busca de aquel seguro que mejor se adapte a lo que pide su cliente, atendiendo a criterios puramente profesionales. En este sentido, se establece que el mediador debe valorar, como mínimo, propuestas de tres aseguradoras diferentes. Además, una vez terminada la colocación con la aseguradora más adecuada, es obligación del corredor prestar “información, asistencia y asesoramiento al cliente en todo momento, y, sobre todo, en caso de siniestro”.

El corredor de seguros es aquel que realiza la mediación de seguros de forma independiente y sin estar vinculado a las entidades aseguradoras.

A esta definición del “corredor de seguros” por parte de la Ley, se suma la descripción que hace al respecto la Dirección General de Seguros: “los corredores independientes son mediadores libres de vínculos que supongan afección respecto a las aseguradoras. La ley les confiere la misión de ofrecer a los asegurados un asesoramiento profesional, especializado e imparcial, fundado en su independencia. Por tanto deben recomendar a sus clientes las coberturas de seguro y las entidades que mejor se adapten, a su juicio profesional, a las necesidades del consumidor”.

En definitiva, los corredores deben cumplir con una estricta normativa de requisitos financieros y de profesionalidad, cuyo cumplimiento es obligatorio para poder acceder y desarrollar su actividad.

 

¿En qué se diferencia un corredor de un agente de seguros?

En la propia definición que hace la sección II de la Ley de Corredores de Seguros sobre la figura del agente encontramos la principal diferencia respecto a un corredor. Según este texto, los agentes son “mediadores de seguros que desarrollan la actividad vinculada a una entidad aseguradora mediante un contrato de agencia de seguros”. Por lo tanto, en el caso de los agentes desaparecen los conceptos de independencia y objetividad que sí representa la figura del corredor.

Además, esta Ley habla de dos tipos de agentes: los agentes exclusivos, es decir, los inscritos en el registro de agentes de una entidad aseguradora con la que hayan firmado el contrato de agencia; y los vinculados, que desarrollan la actividad de Mediación en seguros vinculada a varias entidades aseguradoras.

 

En el caso de los agentes, desaparecen los conceptos de independencia y objetividad que sí representa la figura del corredor.

En resumen, el Corredor de Seguros es un tipo específico de mediador, que tiene unas obligaciones y exigencias muy superiores al Agente. Es el caso de la autorización administrativa, la capacidad legal para ejercer el comercio, la obtención obligatoria del “diploma del mediador de seguros titulado”, así como honorabilidad comercial y profesional.

 

Entonces, ¿por qué elegir una correduría de seguros para tu seguro de flotas?

Son muchas las ventajas de confiar la gestión de tus seguros de flota a una correduría de seguros. En palabras de Carlota Suárez, subdirectora de Flotas en Willis Towers Watson, estas son las algunas de las principales:

  • Independencia: no mantienen vinculación con las entidades aseguradoras.
  • Oferta amplia: ofrece al cliente productos de cualquier entidad.
  • Asesoramiento y servicio sin coste: el asesoramiento es gratuito, ya que un corredor de seguros tiene la obligación de facilitar a su cliente la información completa y motivada acerca de las varias opciones de seguros seleccionadas en función de su criterio.
  • Seguridad: la actividad de todos los corredores de seguros es permanentemente supervisada y controlada por la Dirección General de los Seguros (DGSFP).
  • Asistencia post-venta: una de las funciones principales del corredor de seguros es la asistencia continua y permanente a su cliente durante la vida del seguro, especialmente en caso de siniestro.

En pocas palabras, un corredor de seguros se preocupa por conocer las necesidades del cliente referidas a la seguridad, y de buscar la mejor oferta entre las compañías de seguros para cubrir dichas necesidades. Por el contrario, los agentes están “atados” a las ofertas de la aseguradora para la que trabajan.

 

Comparte

Dejar una opinión