El llamado “Riesgo Político”. Además de Grecia, ¿cuáles son los puntos calientes?

El llamado “Riesgo Político”. Además de Grecia, ¿cuáles son los puntos calientes?

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

A principios de julio, justo antes de la toma de decisiones y medidas alcanzadas por el país heleno con la Unión Europea, se estimaba que las aseguradoras con intereses en la zona, no sufrirían un lastre significativo. Sin embargo hay que tener en cuenta, que el claro ejemplo de Grecia ha suscitado el nacimiento de un nuevo tipo de riesgo, el llamado riesgo político. Resulta inevitable que tanto Europa como el resto de la economía mundial muestre incertidumbre debido al resultado incierto del “Grexit” (palabra acuñada para describir una posible salida de Grecia de la Unión Europea, resultado de la fusión de los términos anglosajones “Greece” y “Exit”) que nos hace recordar y plantearnos, que las exposiciones de riesgo político pueden surgir en cualquier lugar.

 

Para cualquier empresa con activos y operaciones repartidas por todo el mundo no es tarea fácil anticipar puntos calientes. Sin embargo es un paso necesario para la gestión de este tipo de riesgos. Estos son algunos de los puntos que estamos supervisando:

 

Rusia y sus vecinos

Con el conflicto que continúa en Ucrania, nuestro punto de mira está en las relaciones entre Rusia y sus vecinos, incluyendo Bielorrusia, Estonia, Georgia, Kazajistán, Letonia, Lituania y Moldavia.

 

El Mar de China Meridional

Las tensiones se mantienen sobre los recursos de los fondos marinos en torno al Mar del Sur de China. Esta situación afecta a varios países de la zona, incluida China, Filipinas, Malasia y Japón. Estos posibles conflictos podrían interrumpir y afectar con facilidad a los negocios de la región.

 

Los países petroleros de América Latina.

Son países que en gran medida dependen del oro líquido para sus ingresos. Con Venezuela encabezando la lista, podrían desencadenarse posibles tensiones económicas debido a un descenso importante del precio del petróleo. La alteración económica podría surgir en forma de disturbios, conflictos civiles o de inestabilidad política.

 

Otros puntos adicionales sobre la “Brújula Política”

Hay sitios en los que la tensión resulta más que evidente. Es el caso de Oriente Medio, en el que las empresas deben ser conscientes del potencial efecto dominó que ocasiona para los países relativamente tranquilos y estratégicamente situados cerca de las zonas conflictivas. Por ejemplo, tras la caída de Gadafi en Libia, los militares armados atravesaron a través del norte de Mali, contribuyendo con ello a causar una guerra civil. Esta cadena de acontecimientos sin duda, fue inesperada.

 

Atenuar el riesgo político no significa solo mirar de cerca los eventos actuales, sino comprender que estos sucesos pueden provocar futuros enfrentamientos de violencia en las zonas afectadas. Mantenernos alerta sobre los puntos calientes permitirá que nuestras empresas estén preparadas ante posibles alteraciones del ritmo normal de la actividad empresarial y de las posibles pérdidas que este tipo de situaciones nos puede ocasionar.

 

Un seguro para casos de riesgo político no tendrá ningún tipo de cobertura una vez que el conflicto sea evidente. Cualquier compañía con activos u operaciones en el extranjero debe anticiparse a este tipo de situaciones y llevar a cabo un estudio previo de investigación sobre el mercado de riesgo político.

 

 

Comparte