El Seguro de Caución para operaciones en el extranjero

El Seguro de Caución para operaciones en el extranjero

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

El seguro de caución aparece en aquellos escenarios en los que una empresa debe garantizar frente a un tercero obligaciones no financieras derivadas de un contrato o de determinada normativa, y mayoritariamente en contratos de obra, concesión, suministro o servicio, tanto públicos como privados.

 

Hace unos años, Willis Iberia comenzó a desarrollar estos Seguros de Caución para empresas españolas que trabajaban en el extranjero. En aquella época los bancos ofrecían abundantes líneas de financiación y el precio del aval bancario era sensiblemente inferior al precio de estos seguros en la mayoría de territorios. Sin embargo, a partir de 2008 con el principio de la crisis, el panorama cambió. Los bancos limitaron las líneas de crédito y, al mismo tiempo, incrementaron el coste de las garantías, subida que coincidió con un descenso de las primas del Seguro de Caución. Estas pólizas se convirtieron en una opción muy atractiva para empresas que trabajaban en el extranjero.

 

Willis diseñó y empezó a gestionar líneas de Caución, tanto con aseguradores multinacionales, como con compañías locales. El primer requisito para obtener el respaldo del seguro es la solvencia (económica y técnica). También se tiene en cuenta la experiencia en proyectos.

 

Papel del Bróker

En Willis ayudamos a nuestros clientes a preparar la información y su traslado a los mercados, para optimizar la relación entre las dos partes.

A pesar de su nombre, el Seguro de Caución no protege al contratista ni implica una transferencia de riesgo de este al asegurador. En estos casos, las compañías de seguros se cercioran de que, en caso de tener que hacer frente a un pago bajo los términos de la garantía, puedan recuperar el importe liquidado y sus costes del contratista o su matriz.

Una de las principales tareas del bróker es la de asistir a su cliente en la negociación de las contragarantías y asesorarle sobre las posibles opciones disponibles.

 

Funcionamiento por países

En EE.UU. no se pueden utilizar avales bancarios en contratos con la Administración. Tampoco en Europa occidental, las Américas, Corea del Sur, Japón, Australia, Nueva Zelanda, y algunos países de África subsahariana; En cambio, la legislación local en el Norte de África, Medio Oriente (exceptuando Israel) e India, requiere en la mayoría de casos, un aval bancario para contratos con el Estado.

Para obtener capacidad en los mercados internacionales es fundamental que el país donde se vaya a operar tenga cierta estabilidad y seguridad jurídica.

En cuanto a las garantías monetarias, tipos y condiciones, en la mayoría de estados, el importe de la cobertura es un porcentaje de la cuantía total del contrato y la obligación del asegurador es simplemente pagar la cantidad estipulada en caso de incumplimiento. En EE.UU las garantías suelen ser del 100% y son muy reacios a ofrecer desde un primer momento este tipo de seguros a compañías extranjeras.

Un caso especial es el de Colombia, donde un contratista tiene que presentar toda una gama de garantías que, de forma individual no representan grandes cifras, pero que en total suman una parte importante del valor total del contrato.

Desde Willis Iberia trabajamos con nuestras oficinas locales en los países donde trabajan nuestros clientes para optimizar nuestra capacidad de acuerdo a sus necesidades globales.

 

Protección contra la ejecución indebida de avales

El Seguro de Caución, a pesar de su nombre, no supone una transferencia de riesgo entre el contratista y el asegurador, sino que este actúa como su “fiador”. Al producirse una reclamación, la compañía de seguros tiene derecho al reembolso por parte del contratista tanto del importe reclamado como de los gastos resultantes.

En el caso de los avales bancarios la situación es aún más clara. Cualquier ejecución de la garantía, supone inmediatamente el cargo en la cuenta de su cliente por parte del banco. En muchas jurisdicciones las garantías son incondicionales y a primer requerimiento. Estas circunstancias dejan al contratista en una situación de indefensión en caso de disputa con los dueños de la obra o un problema en el país en cuestión, ya que se pueden ejecutar las garantías. El mercado de seguros de Riesgo Político ofrece coberturas para dos eventualidades:

 

  • La ejecución indebida de avales, cuando esta no se justifica por un incumplimiento del contratista.
  • La ejecución justificada de los avales por motivos políticos, tales como el abandono de las obras por violencia política o guerra, la imposibilidad de continuar con el proyecto por un embargo contra el país donde se está llevando a cabo, etc. Como por ejemplo, el caso de Libia, donde la guerra civil obligó a los constructores a salir del país. Ante este abandono la Administración ejecutó las garantías. Por suerte, las sanciones bancarias contra Libia evitaron el cargo a los bancos europeos y, por ende, a los contratistas.

 

¿En qué casos se deben contratar estas coberturas?

Contra el riesgo de ejecución indebida, se debe considerar el factor “incondicionalidad de los instrumentos” (tanto avales bancarios como garantías de seguros) y la seguridad jurídica del país. Es vital que el bróker ayude a su cliente identificar posibles áreas de riesgo. En Australia, por ejemplo, las garantías son incondicionales pero tienen un Estado de Derecho muy sólido, por lo que no es preocupante. No es el caso de un país con dictadura y con unos tribunales dominados por el presidente del momento, en los que la “condicionalidad” de la garantía no ofrece mucha protección al contratista.

 

Comparte