Garantía financiera obligatoria: comienza la cuenta atrás

Garantía financiera obligatoria: comienza la cuenta atrás

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

En 2018 empezará a ser exigible la constitución de la garantía financiera obligatoria para hacer frente a daños en el medio ambiente. A partir, en concreto, del 31 de octubre, será obligatorio este nuevo requisito derivado de la Ley de Responsabilidad Medioambiental. ¿En qué consiste? ¿Cómo cumplirla y quién tiene que hacerlo? En menos de 10 meses se acaba el tiempo para las preguntas.

 

La Ley de Responsabilidad Medioambiental

La Ley 26/2007 busca regular la responsabilidad de los operadores a la hora de prevenir, evitar y reparar los daños medioambientales. Según el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se basa en los principios de prevención y de “quien contamina, paga”, así como en el artículo 45 de la Constitución Española.

Esta normativa exige responsabilidades al titular de la actividad económica que ha ocasionado el daño en el medio ambiente. Entre los daños y las amenazas cubiertos por la Ley de Responsabilidad Medioambiental se incluyen aquellos infringidos a las aguas, a la ribera del mar y de las rías, al suelo y a las especies de flora y fauna silvestres, así como a los hábitats.

 

Pero, ¿en qué consiste la garantía financiera obligatoria?

La Ley 26/2007 establece las medidas de prevención y evitación, así como las de medidas de reparación. Además, fija el requerimiento de una garantía financiera, la cual será obligatoria a partir del 31 de octubre de 2018. Esta quiere garantizar que el operador disponga de recursos económicos suficientes para hacer frente a la responsabilidad medioambiental. Es decir, que quien contamine, pueda pagar.

La cuantía de la garantía financiera obligatoria se fijará a partir del análisis de riesgos medioambientales de la actividad

De acuerdo con el Ministerio, la cuantía de la garantía financiera obligatoria se fijará a partir del análisis de riesgos medioambientales de la actividad, con un límite máximo de 20 millones de euros. Además, la garantía financiera deberá cubrir las obligaciones de prevención, evitación y reparación de daños originados por la actividad.

 

Operadores obligados a constituir la garantía financiera

La normativa vigente refuerza el papel de la garantía financiera, pero no es obligatoria para todos los operadores. Entre otros, están exentos los operadores con escaso potencial de ocasionar daños medioambientales, aquellos cuyos daños se estimen con un valor de reparación inferior a 300.000 euros o el impacto por utilización de fitosanitarios y biocidas (definidos en el apartado 8.c) y 9) del anexo III de la Ley) con fines agropecuarios y forestales.

En cuanto a los operadores obligados, estos están señalados en el apartado a) del artículo 37 del Reglamento de desarrollo parcial de la Ley 26/2007, de 23 de octubre.

 

  • Operadores sujetos a la Ley de Prevención y Control Integrados de la Contaminación. Estos son, entre otros:
    • Instalaciones de combustión, como refinerías de petróleo y gas o instalaciones de gasificación y licuefacción
    • Producción y transformación de metales, como las fundiciones
    • Industrias minerales, como la producción de cemento o cal
    • Industrias químicas, como la producción de hidrocarburos o materias plásticas
    • Instalaciones de gestión y tratamiento de residuos
    • Industrias derivadas de la madera, como las celulosas
    • La industria textil y la industria del cuero
  • Operadores sujetos al Real Decreto 1254/1999, de 16 de julio, por el que se aprueban medidas de control de los riesgos de accidentes graves que impliquen sustancias peligrosas (SEVESO).
  • Operadores dedicados a la gestión de residuos de las industrias extractivas o mineras de categoría A, según lo definido en el Real Decreto 975/2009.

 

Qué tipos de garantía financiera existen

Según el anexo III de la Ley de Responsabilidad Medioambiental existen tres modalidades de garantía financiera, que pueden también complementarse entre sí:

  • Póliza de seguro suscrita con una aseguradora autorizada en España
  • Aval concedido por alguna entidad financiera
  • Reserva técnica mediante un fondo ad hoc

 

Cómo se calcula la garantía obligatoria

El cálculo de la garantía financiera obligatoria partirá siempre del análisis de riesgos medioambientales de la actividad en cuestión. Así, una vez se cuente con ese análisis, se cuantificará el daño potencial y, en segundo lugar, se monetizará el daño medioambiental generado teniendo en cuenta el coste del proyecto de reparación.

Una vez calculada la cuantía, se añadirán a la garantía financiera obligatoria los costes de prevención y evitación del daño.
 
 

Comparte

Dejar una opinión