Guía sencilla para combatir el sedentarismo

Guía sencilla para combatir el sedentarismo

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

Las vacaciones son el momento ideal para reflexionar sobre qué aspectos debemos mejorar, recargar pilas, y proponer nuevos retos de cara al próximo año. Ahora que empieza el nuevo curso, es nuestra oportunidad para retomar el día a día con energía y positividad. Proponemos unos sencillos pasos para evitar el sedentarismo.

Según la Organización Mundial de la Salud, al menos un 60% de la población mundial no practica ningún tipo de actividad física necesaria para mantener un ritmo de vida saludable. Sin embargo, cambiar la situación es más fácil de lo que parece.

 

¿Qué se entiende por “Sedentarismo?

Dícese de la falta de actividad física habitual, definida como menos de 30 minutos diarios de ejercicio regular y menos de 3 días por semana. En ocasiones, la inactividad es el resultado de nuestro estilo de vida, consumo y forma de desempeñar nuestra actividad laboral diaria. Por ello, a través de los siguientes consejos, derribarás excusas y empezarás a moverte.

 

1.- Primero de todo, debes tomar conciencia de la situación personal formulándote la siguiente pregunta: ¿Necesito realizar más actividad física?

 

2.- Si la respuesta es afirmativa, intenta llegar al fondo de la cuestión analizando por qué no lo has hecho hasta ahora. Estas son algunas de las excusas más habituales, para las que no hay lugar:

 

No tengo tiempo

Con tan sólo 30 minutos de actividad física moderada 5 días por semana, tendrás tu máquina a punto. Eso sí, sin pasarse, porque hay estudios que demuestran que correr más de 4 horas por semana perjudica a nuestro organismo tanto o más que el sedentarismo.

 

Esto es para jóvenes

Falso. Moverse es beneficioso a cualquier edad. Lo que hay que hacer es ajustar el tipo de ejercicio a la edad y condición física de cada persona.

¿Cómo organizar nuestro ritmo de actividad? Los fines de semana se pueden alternar aficiones más tranquilas, como leer o ver una película, con actividades de ocio más activas, como la jardinería, el bricolaje, montar en bici, pasear, etc…

 

Es muy caro

Depende. No hace falta llevar el último modelo de equipación del mercado, ni hacer uso de instalaciones deportivas para estar en forma. El deporte es la actividad que más posibilidades ofrece, y puede ser una de las más económicas. Caminar al aire libre es la actividad física más practicada y recomendada, y es totalmente gratuita. También se combate el sedentarismo, por ejemplo, con tareas domésticas.

 

3.- Busca fórmulas para incorporar la actividad física que formen parte de tu día a día:

  • A la mínima oportunidad, camina, aunque sea 10 minutos. Si vas en transporte público, puedes bajarte en la parada anterior.
  • Si tienes una reunión fuera de la oficina, y la distancia te lo permite, procura ir andando. Si es comida, da un paseo después del almuerzo.
  • Aprovecha las esperas para moverte. Por ejemplo, en los aeropuertos.
  • Si pasas mucho tiempo sentado, levántate cada dos horas y da un pequeño paseo por la oficina.
  • Utiliza las escaleras en lugar del ascensor.
Comparte