Headhunters: inteligencia artificial en los procesos de selección

Headhunters: inteligencia artificial en los procesos de selección

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

 

Vivimos en un entorno laboral complejo. Algunas profesiones ofrecen pocas oportunidades de trabajo. En otras escasea el talento. Surgen nuevos puestos y otros empleos desaparecen para siempre. En este mundo cambiante entran en juego los headhunters, profesionales silenciosos que escanean el mercado laboral en busca del mejor candidato. A medio camino entre el recruiter y el cazatalentos, el headhunter ha encontrado ahora un nuevo aliado: la inteligencia artificial y el big data. De hecho, ya existen robots cazatalentos. Pero vamos por partes.

 

¿Qué es un headhunter?

 

El headhunter es un profesional independiente. Suele trabajar por libre y conoce bien el mercado laboral en el que se mueve. Se encarga, a grandes rasgos, de buscar un perfil concreto de forma directa, sin abrir un proceso de selección y sin que el candidato haya mostrado su interés previamente. Es una tarea que, habitualmente, se desempeña de forma externa. Cada vez son más las compañías que recurren a headhunters para buscar perfiles muy específicos y escasos en el mercado.

Los headhunters son facilitadores de candidatos, no recruiters, y son, sobre todo, profesionales discretos con un gran conocimiento del sector en que trabajan

Este cazatalentos postula candidatos, es decir, le propone a la empresa trabajadores que encajan en el perfil buscado. Para ello, trabajan con bases de datos completas en las que tienen acceso a los logros profesionales del candidato potencial. Se mueven como pez en el agua en plataformas como LinkedIn. Son facilitadores de candidatos, no recruiters, y son, sobre todo, profesionales discretos con un gran conocimiento del sector en que trabajan.

Según la compañía internacional de headhunting Morgan Philips, estos cazatalentos son especialmente útiles cuando se necesitan perfiles muy concretos con habilidades específicas. Además, el headhunter tiene acceso a redes que no están al alcance de la empresa y lleva a cabo un trabajo muy minucioso. Por último, aporta confidencialidad al proceso de selección.

¿Y cómo trabajaba hasta ahora un cazatalentos? Desde la startup española de búsqueda de empleo Jobandtalent explican que sus tareas se dividen en cuatro grandes bloques.

  1. Elaborar un perfil de lo que necesita la empresa que está contratando.
  2. Seleccionar las fuentes de reclutamiento, en las que se incluyen redes sociales y plataformas como LinkedIn o empresas de la competencia.
  3. Preseleccionar candidatos y contactar con ellos, profundizando en sus perfiles sin desvelar muchos detalles del proceso de selección.
  4. Llevar a cabo las entrevistas y seleccionar un grupo reducido de candidatos para que la empresa se encargue de la decisión final.

 

Los headhunters y la IA: big data para crear modelos predictivos

 

El rastro de datos digitales que dejamos (y dejan nuestros dispositivos) en Internet ha motivado la aparición en los últimos años del análisis de grandes conjuntos de datos, o big data. Esta cantidad inimaginable de ceros y unos, que codifica todo tipo de información, se ha convertido a su vez en la gasolina que alimenta la inteligencia artificial (IA) y el machine learning. Estas nuevas tecnologías están cambiando el mundo y, también, la forma de actuar de los headhunters.

La inteligencia artificial permite la elaboración de modelos predictivos cada vez más precisos. Estas herramientas hacen posible que los headhunters e, incluso, los responsables de recursos humanos de las empresas, lleven a cabo búsquedas personalizadas de perfiles concretos. Permiten anticipar los procesos de selección y descubrir nuevos talentos.

Todo parece indicar que los robots cazatalentos ganarán peso en el futuro y contribuirán a descubrir el talento oculto que mejor se adapta a las necesidades de las organizaciones

Estas inteligencias artificiales son cada vez más habituales en los procesos de selección. Algunas, como Helena, un headhunter robot diseñado por la compañía Woo, elige con gran precisión a los candidatos. Según la empresa, el 52% de los perfiles seleccionados por Helena ya son del agrado de la compañía, mientras que la ratio de los headhunters humanos suele estar alrededor del 20%.
¿Significa esto que la labor del cazatalentos dejará de tener sentido ante el auge de la inteligencia artificial? Todo parece apuntar a que, más bien, robots y humanos trabajarán codo con codo en la búsqueda del mejor talento. Al menos, eso se desprende de los resultados de una encuesta elaborada por Korn Ferry a 800 profesionales del sector.

Dos de cada tres encuestados aseguraron que la inteligencia artificial ha cambiado la forma en que trabajan y que ha permitido que se seleccionen mejores candidatos. Además, una mayoría señaló también que las potencialidades de la IA y el análisis de big data se han disparado en los últimos cinco años, contribuyendo a procesos más eficientes y precisos.

Así, la inteligencia artificial ya está desempeñando un papel importante en las tareas del headhunter. Todo parece indicar que los robots cazatalentos ganarán peso en el futuro y contribuirán a descubrir el talento oculto que mejor se adapta a las necesidades de las organizaciones. Mientras sigamos dejando un rastro digital allá por donde pasemos, siempre habrá una IA dispuesta a descubrirnos.

 

Comparte

Dejar una opinión