JJOO de Brasil 2016: La seguridad que hay detrás de un evento mundial

JJOO de Brasil 2016: La seguridad que hay detrás de un evento mundial

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

Más de 11.000 atletas de unos 200 países participarán en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Un evento de tal envergadura necesita de unos seguros a la altura de las circunstancias. En este artículo repasamos, de la mano de James Hodge, director de la división de Construcción de Willis Towers Watson en Brasil, los principales riesgos y coberturas de un evento así.

El mercado de los seguros no solo asegura los Juegos Olímpicos en sí mismos. También tiene en cuenta los sectores a los que este evento afecta de forma directa o indirecta, como por ejemplo la inversión en infraestructuras en aeropuertos, en construcciones y en personal asociado.

 

Cobertura en inversiones y operaciones

James Hodge divide las fases de un proyecto como los Juegos Olímpicos en dos fases: la inversión y la operación.

– La cobertura en la inversión consiste en seguros de garantía y seguros para la propiedad, la seguridad, seguros de vida y seguros para los empleados. Medidas, en definitiva, que protegen a los inversores y a las empresas contratadas (constructoras, proveedores de servicios, etc.).

– La cobertura en las operaciones es específico para el propio evento, cubre incendios, accidentes con los atletas y espectadores, etc. La responsabilidad de esta protección corresponde a los organizadores del evento, en este caso al Comité Olímpico Brasileño y al Internacional, que pueden, a su vez, requerir otros seguros a los proveedores de servicios y a los dueños de las propiedades implicadas.

 

Propiedad y Personal

Respecto a las instalaciones que forman parte de las distintas sedes de los Juegos, las pérdidas directas de los activos las cubrirán, si fuera el caso, los seguros de propiedad. Para las pérdidas que afecten a terceros y para la protección de los equipos del personal de apoyo, entrarán en juego los productos de pérdidas y responsabilidad (Casualty /Liability).

 

Atletas

¿Cuáles son los activos más valiosos en los Juegos Olímpicos? Los atletas, por supuesto, y ellos también han de estar asegurados. Los atletas pueden incluso asegurar partes de su cuerpo, opción cada vez más habitual en España para deportistas de élite de diferentes disciplinas.

Los atletas pueden obtener cobertura por su cuenta, aunque lo más recurrente es que los deportistas estén asegurados por equipos y disciplinas o directamente por países, a través de seguros generales.

En Brasil, muchos atletas tendrán un seguro similar a uno de viaje, para que la cobertura también afecte a sus familias, al menos en los aspectos más básicos.

 

Violencia, secuestro y rescate

Las protestas, la violencia y la inseguridad ciudadana en general son riesgos que pueden afectar a los eventos deportivos. Como la preocupación por este tipo de violencia crece, los seguros de riesgo político se convierten en una opción cada vez más popular.

Además, también están disponibles los seguros contra secuestros para los atletas olímpicos, los comités técnicos y otras personas involucradas en los Juegos.

 

Las entradas

Los daños a las instalaciones están cubiertos por los seguros de propiedad y de riesgo político. Pero, ¿qué ocurre con los poseedores de entradas si se cancela un evento? Para ello existen los seguros de cancelación de eventos, que protegen contra la pérdida si no se celebra un evento concreto, incluso por causas climáticas, o si un equipo o deportista clave no aparece. Este tipo de seguros es común en el mundo del entretenimiento y de los espectáculos, especialmente para los conciertos multitudinarios.

 

Las campañas de promoción

Los patrocinadores de los Juegos y los anunciantes en general, invierten grandes sumas de dinero durante estos eventos. Las campañas promocionales se enfrentan a los mismos riesgos que los anfitriones del evento y los espectadores y no siempre salen bien parados…

Echemos la vista atrás. James Hodge recuerda en su artículo en Willis Towers Watson Wire que durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, en medio de la Guerra Fría, McDonalds no previó el boicot soviético a los Juegos cuando lanzó su campaña “Cuando EEUU gana, tú ganas”. El juego era sencillo: cada vez que un atleta estadounidense ganaba una medalla, los clientes de McDonald inscritos en la promoción ganaban una hamburguesa (para el oro), patatas fritas (para la plata), o un refresco (para el bronce). ¿Qué ocurrió? Que la Unión Soviética no se presentó y los atletas estadounidenses ganaron muchas más medallas de lo previsto. McDonalds tuvo que hacer frente a un volumen de gastos nada previstos. Solo en hamburguesas, la cadena de restauración regaló el doble de las que habían previsto con la acción.

Algo similar ocurrió en la Eurocopa de 2008 con la selección española y Media Mark. La compañía tecnológica prometió devolver el 25% del precio a todos los que compraran un televisor si la selección española pasaba de cuartos, la tan llamada “maldición de cuartos”. España no solo pasó de cuartos, sino que se llevó la Eurocopa. La promoción reportó a Mediamarkt unas ventas de 13.500 televisiones, lo que les supuso devolver unos 1,7 millones de euros.

 

Responsabilidad del producto

Un evento de estas características empuja más si cabe a las compañías de suministro de alimentos a contar con un seguro de responsabilidad del producto. Esto protege a los atletas y a los consumidores en general de posibles intoxicaciones u otros problemas alimentarios durante el transcurso del evento.

 

Vemos, por tanto, que actos de gran visibilidad, tales como los Juegos Olímpicos, a menudo representan una gran oportunidad para el sector asegurador. E igual que los atletas a entrenan para los Juegos, los anfitriones y los proveedores de servicios se preparan con antelación mediante la obtención de estas coberturas de seguros.

 

Quizá te interese… 

JJOO de Brasil 2016: Las 6 claves que debes saber sobre el Zika

Juegos Olímpicos 2016: El Mercado ofrece Seguros con protección “Medalla de Oro”

 

Fuente imagen: marchello74 / Shutterstock.com

 

Comparte

Dejar una opinión