La banca del futuro: millennials, Big Data y cultura del riesgo

La banca del futuro: millennials, Big Data y cultura del riesgo

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

Los bancos se enfrentan año tras año a grandes desafíos. Uno de los más trascendentales para su supervivencia y la del propio sistema es adaptarse a las nuevas necesidades de los usuarios. Con la tecnología financiera, una nueva fuerza disruptiva irrumpe en el sector financiero. En este artículo recogemos las principales reflexiones al respecto de Mary O’ Connor, Co-Head of Financial Lines y Head of Financial Institutions del bróker asegurador Willis Towers Watson, publicadas en este artículo de Willis Towers Watson Wire.

En su panel dentro de la Cumbre “El Futuro de la Banca” (The Future of Banking: Survival of the nimblest ), organizado por The Economist en París, Mary O’Connor discutió sobre la necesidad de que los bancos y las compañías de servicios financieros de todo tipo se transformen y se adapten a un riesgo al que no parecen haberle prestado hasta ahora una atención especial: las personas. El panel de la sesión llevaba por título “Transformación cultural y rendimiento sostenible: organización de la fuerza de trabajo de la banca para el futuro”, y los asistentes debatieron, precisamente, sobre los retos de este sector para restablecer la confianza de los consumidores y reforzar la ética profesional.

Para la O’Connor, las instituciones financieras necesitan impulsar una cultura que construya la confianza y ética necesarias y en la que los propios consumidores estén en el centro de la cuestión, y no en segundo o tercer plano. En ese camino, la tecnología financiera es fundamental, ya que los bancos que se apoyen en ella tendrán todas las de ganar. “Esto crea una fuerza de trabajo comprometida que atrae, retiene y recompensa el talento. Nuevo talento atraído por los éxitos de la empresa, el crecimiento, el rendimiento y su potencial de negocio”, insiste la experta.

En este contexto, se abren cuatro perspectivas de cara al futuro: las fuerzas de los consumidores y talentos de la Generación del Milenio, la confianza como valor del Milenio, el uso responsable del Big Data y la cultura del riesgo.

 

Fuerzas futuras de la Generación del Milenio

La industria de los servicios financieros necesita atraer a las nuevas generaciones de consumidores y retener ese talento. Estas generaciones valoran la flexibilidad y la innovación. Son conocedores de la tecnología, con una mentalidad más global y una conciencia social mayor que la de generaciones anteriores.

“Los bancos quizá podrían aprender de la Generación del Milenio, que adoptan de forma ferviente la economía de intercambio”, precisa la experta del bróker asegurador y continúa:. “Del mismo modo, podrían adoptar la tecnología del milenio para crear una experiencia rica en datos y aplicaciones como combustible para atraer a los clientes más jóvenes y mejorar así su experiencia”.

 

Confianza como valor del Milenio

La importancia de una confianza firme en el sistema sigue siendo evidente casi 10 años después de la contracción del crédito durante la crisis económica de 2008. De hecho, si la confianza sigue siendo un campo de batalla para los servicios financieros, estos han de buscar la mejor manera de enfrentarse a una competencia nueva, tecnológica, innovadora y lista para atraer y retener a jóvenes con talento.

Los bancos han tomado nota y, según O’Connor, ya hay quienes han implementado algunas medidas al respecto, tanto en cuestión de sueldos y de ambiente laboral como en el desarrollo de plataformas tecnológicas que facilitan el trabajo y atraen y retienen el talento más joven. Eso sí, la fuga de cerebros de los bancos tradicionales a otros sectores se sigue produciendo.

 

Uso responsable del Big Data en la banca del futuro

El pasado pesa sobre las finanzas tradicionales. Los bancos están invirtiendo en tecnología para actualizar sus sistemas y así cumplir con los requisitos reglamentarios y satisfacer las cambiantes demandas de los clientes.  En este sentido, para O’Connor, el Big Data ayuda a los bancos a restablecer su relación con el cliente y a reconstruir su confianza al conocerlos más y mejor.

Esta infraestructura digital también permite mejorar la gestión de riesgos. Pueden registrar y analizar una gran variedad: desde los riesgos operativos a los riesgos de las personas. Mientras esto ocurre, las empresas no solo serán capaces de monitorizar y controlar sus riesgos de manera efectiva, sino de asumir riesgos de forma más controlada y eficiente, promoviendo el crecimiento y la innovación.

 

La cultura del riesgo

“Los altos ejecutivos siguen dedicando mucho tiempo y energía en tratar de lograr un cambio cultural sin entender completamente el concepto”, sentencia la experta. Se ha avanzado en la cultura del riesgo y aunque aún queda mucho por hacer, la meta está clara para O’Connor: “La mejora en la gestión del riesgo, que va de la mano de un cambio cultural en toda la organización”.

Mientras se suceden los avances, los bancos van a seguir aprovechando estas fuerzas y perspectivas aquí descritas para llevar a cabo de forma eficaz un cambio cultural positivo, crear un rendimiento sostenido y así estar preparados de cara al futuro.

 

Quizá te interese…

Infografía. Gerencia de riesgos: Cómo proteger los objetivos de tu empresa Parte 1 y Parte 2

5 razones por las que potenciar los programas de bienestar de las empresas

Talento en la empresa: cinco tendencias para atraerlo y alcanzar el éxito

Los riesgos de un futuro inmediato

 

Comparte

Dejar una opinión