El seguro de asistencia sanitaria, vital en el extranjero

El seguro de asistencia sanitaria, vital en el extranjero

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

Los empleados que trabajan en el extranjero se pueden enfrentar a accidentes de diversa índole. Estas situaciones han de contemplarse de antemano a través de los seguros de asistencia sanitaria para que dichos profesionales acudan a su destino de trabajo con la mayor confianza posible.

Según los datos del último Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE), el número de personas con nacionalidad española que residen en el extranjero superaba los dos millones a fecha 1 de enero de 2015 y un 62,7% de dicho colectivo está en edad de trabajar. Este censo también apunta que el destino preferido de la población española residente en el extranjero es el continente americano con casi 108.000 personas inscritas en el PERE en 2014, seguida de Europa, con más de 57.000 inscritos.

Independientemente de que la tendencia de estos datos sea al alza en los próximos años, es fundamental contar con una asistencia sanitaria de calidad para los trabajadores que desempeñan su labor en el extranjero. Es uno de los aspectos que más preocupan tanto a las empresas inmersas en la internacionalización como a los propios profesionales destinados a cualquier parte del mundo.

En este sentido, Elena Perales, directora de Human Capital & Benefits de Willis Towers Watson, explica en la última edición de Willis Personas las claves para realizar con éxito la gestión de riesgos de recursos humanos en el extranjero. Entre ellas destaca tres puntos:

– Estudiar detalladamente cada uno de los riesgos a los que está sometido el empleado.

– Analizar su cobertura a nivel local.

– Adecuarse a la nueva situación de riesgo, buscando las mejores alternativas y soluciones para que los riesgos personales (vida, accidentes, salud, asistencia en viaje, seguridad, protección personal…) no queden sin cobertura o protección en ningún momento.

En resumen, “solo si la empresa ofrece a sus empleados y a sus familias la misma seguridad y protección en el extranjero de la que tendrían en España, será un éxito la internacionalización de la empresa”, apunta Perales. Porque no olvidemos que el empresario es responsable de la seguridad de sus empleados tanto en España como en el extranjero.

 

El beneficio social más demandado

El seguro de salud es el beneficio social que más solicitan los trabajadores, como se corroboró durante el IV Foro Seguros de Salud de Adeslas, donde se debatió sobre la necesidad de integrar el seguro de salud en la política de Recursos Humanos de las empresas que quieran dar un paso adelante en la gestión de los beneficios sociales. La conclusión de las distintas ponencias fue claro: este tipo de pólizas potencian la motivación de los empleados, hacen a las empresas más atractivas y las dejan en una mejor posición a la hora de captar talento.

Pero como en todo, no existe una fórmula única de satisfacer las necesidades de los trabajadores nacionales en el extranjero. En numerosas ocasiones, las empresas se encargan de financiar el seguro de asistencia sanitaria, pero puede darse el caso de empresas en las que lo habitual sea que estas pólizas se cofinancien entre entidad y empleado, o que se llegue a un acuerdo de retribución flexible.

El seguro también dependerá del lugar de destino del empleado, del tiempo de permanencia, de si únicamente se incluye al trabajador o de si hay posibilidad de ampliar los beneficios a la familia que le acompaña, entre otras cuestiones. De ahí la necesidad de un asesoramiento que sea compatible con fórmulas económicamente eficientes para la empresa.

Respecto al tiempo de permanencia, este factor marca una distinción importante entre desplazamientos y traslados. El desplazamiento implica prestar los servicios en un centro de trabajo distinto, y mudar la residencia habitual del trabajador. A nivel normativo, también es importante tener en cuenta si el destino laboral está dentro o fuera de las fronteras de la Unión Europea.

Los trabajadores cuyos destinos son países desarrollados y tranquilos en lo que a posibilidad de conflictos socio-políticos en su territorio se refiere, han de tener en cuenta fundamentalmente la asistencia sanitaria y de viaje. Por ejemplo, un empleado en Estados Unidos podría necesitar una póliza que contemple mucho capital por si cae enfermo, ante las particularidades de su sistema sanitario.

Respecto a los destinos más conflictivos, cada vez son más habituales. De ahí la necesidad de asesoramiento en situaciones complicadas en salud y seguridad. Este tipo de pólizas son más complejas, exigen de un mayor grado de experiencia y conocimiento y suelen complementar a otras más tradicionales. Además, si la expatriación se realiza en destinos delicados, es fundamental tener en cuenta el componente de gestión de crisis. Las grandes empresas multinacionales están implantado este tipo de programas aseguradores para los profesionales que trabajan fuera de los países de la casa matriz, con el objetivo de garantizar que no haya lagunas en las coberturas.

En definitiva, una empresa que cuida y se preocupa por establecer un seguro de asistencia sanitaria de calidad permite fidelizar a los empleados. Les transmite a ellos y a sus familias la seguridad de desempeñar su labor profesional en cualquier parte del mundo, lo que generará vínculos esenciales para el desarrollo del negocio.

Comparte