Motivación laboral: refuerza el estímulo de tus trabajadores

Motivación laboral: refuerza el estímulo de tus trabajadores

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

 

Es lo que nos mueve, lo que nos mantiene en marcha. Por ella nos levantamos cada mañana para ir a la oficina, pero también nos sirve para practicar nuestras aficiones, viajar o sacar un rato cada día para leer un buen libro. La motivación tiene muchas caras y es uno de los aspectos más estudiados del comportamiento humano. Y la motivación laboral es una de las claves para contar con una plantilla estimulada y trabajadores comprometidos.

 

¿Qué es la motivación laboral?

 

“¡Seguimos!”. En un entorno laboral es muy habitual escuchar esa expresión tras una reunión o una comunicación. Pero, ¿hacia dónde seguimos? Y, más importante aún, ¿por qué seguimos? Sin movimiento no existe motivación, ni a nivel personal ni a nivel profesional. La motivación en el trabajo permite llevar a cabo las tareas diarias, estar comprometido con los objetivos y la empresa, reforzar la confianza y reducir el estrés, mantener una actitud más positiva y abierta…

La motivación laboral hace también referencia a la capacidad que tiene una empresa de mantener implicados a sus empleados. El objetivo final es siempre obtener el máximo rendimiento y alcanzar los objetivos, pero no es el único. Según el psicólogo estadounidense Robert Sternberg, existen tres clases de motivadores especialmente relacionados con el entorno laboral.

La motivación del empleado depende de muchos factores. Algunos se relacionan con la personalidad individual y otros con el entorno laboral, los compañeros y el liderazgo.

  • Motivación intrínseca. Viene del interior del empleado y no necesita apenas de estímulos externos. Esta relacionada con la realización personal, el crecimiento profesional y el placer derivado del desarrollo de la actividad. Este tipo de motivaciones llevan al empleado a trabajar porque disfruta con ello y le satisface.
  • Motivación extrínseca. Engloba todo tipo de estímulos que provienen del exterior. Son las recompensas, como el salario o los beneficios, o el reconocimiento de los demás compañeros y de los jefes. Este tipo de motivaciones se suelen centrar en el resultado, ya que solo si se consigue el objetivo se obtendrá la recompensa.
  • Motivadores adicionales, como la necesidad de logro y de alcanzar la excelencia o el deseo de autorrealización.

Además, otros autores señalan diferentes tipos de motivación que juegan un papel en el desempeño laboral de los empleados. Por ejemplo, la motivación básica (el compromiso de alguien con la profesión) y la motivación cotidiana (la satisfacción que producen las tareas diarias) o, incluso, el ego (la motivación por los resultados en comparación con los demás) son también importantes en el entorno del trabajo.

 

Cómo motivar al personal en el trabajo

 

La motivación del empleado, en el corto y en el largo plazo, depende de muchos factores. Algunos se relacionan con la personalidad individual y otros con el entorno laboral, los compañeros y el liderazgo. Para el Grupo Cegos, especializado en formación empresarial, existen nueve claves para mantener un nivel de motivación laboral alto.

  1. La adecuación al puesto. Si un trabajador no es capaz de desarrollar las tareas asignadas o si está demasiado cualificado tenderá a desmotivarse. Encontrar un perfil equilibrado para el puesto, que se sienta cómodo con las tareas asignadas y que, al mismo tiempo, le supongan un reto, es importante.
  2. El clima laboral y la integración. Contar con un grupo de compañeros integrado y positivo contribuye a mantener la motivación diaria.
  3. Las metas y los objetivos, tanto los que marca la empresa como los que señala el líder del departamento y los que se fija el propio trabajador deben ser claros y alcanzables.
  4. El salario. La recompensa monetaria es de gran importancia. Para la mayoría de trabajadores es la forma de retribución más directa para valorar su desempeño.
  5. El resto de beneficios. Días libres, regalos, programas de bienestar, seguros de salud… existen una serie de premios que ayudan a mantener los niveles de motivación del empleado.
  6. Las condiciones laborales. Es importante contar con las herramientas y las infraestructuras adecuadas para desarrollar las tareas.
  7. La formación. Ya sea al inicio de la relación laboral entre trabajador y empresa o más adelante, la formación es clave para mantener el compromiso de los empleados y contribuir a su desarrollo.
  8. La seguridad y estabilidad laboral. La temporalidad y la falta de seguridad dificultan que un empleado se sienta comprometido con la empresa. Si un trabajador recibe la confianza de la compañía, lo habitual es que responda con mayor motivación.
  9. La comunicación. Es un aspecto transversal a todos los anteriores. Sin feedback, los trabajadores no conocen la realidad de su situación en la empresa ni cómo se les está valorando.

 

Motivación y liderazgo

Para mantener la motivación laboral, el papel del líder es fundamental. Marca los objetivos y orienta a los empleados para su consecución, fomenta las capacidades de cada uno y maneja el equipo de forma efectiva. Según John C. Maxwell y sus 21 leyes irrefutables del liderazgo, la relación entre el desempeño del líder y la motivación del grupo es directa. Estas son algunas de las conexiones entre motivación laboral y liderazgo según el escritor estadounidense.

Un líder marca los objetivos y orienta a los empleados para su consecución, fomenta las capacidades de cada uno y maneja el equipo de forma efectiva

  • La ley del tope. Cuanto menor es la capacidad de dirigir de un individuo, tanto más bajo está el tope de su potencial. Cuanto más alto está su nivel de liderazgo, tanto mayor es su eficacia.
  • La ley del proceso. Un líder no se construye en un día. El liderazgo implica respeto, experiencia, destrezas emocionales, visión, disciplina… una lista interminable de aspectos que convierten el liderazgo en un proceso.
  • La ley de la conexión. Para mantener la motivación laboral, un líder debe entender qué estimula a cada uno de los empleados e integrarlo en la actividad de la empresa.
  • La ley del otorgamiento de poderes. También conocida como la capacidad de delegar. Refuerza la seguridad de los empleados, su confianza y su compromiso con la actividad empresarial.

Mantener una plantilla comprometida y motivada es clave para la productividad de la empresa. Como hemos visto, entran muchos factores en juego. Desarrollar el concepto de experiencia del empleado de una forma integrada, incluyendo desde el salario hasta el entorno de trabajo, es, hoy por hoy, una necesidad. La labor de un líder y una estructura que sepa atender las necesidades de cada uno contribuirán a reforzar la motivación de cada trabajador.

 

Comparte

Dejar una opinión