Ciberseguridad: ¿Son tan seguros nuestros smartphones como nos pensamos?

Ciberseguridad: ¿Son tan seguros nuestros smartphones como nos pensamos?

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

 

Es muy difícil concebir nuestra vida sin un Smartphone, a través del que podemos hacer multitud de operaciones en nuestro día a día. Ante esto surge la siguiente cuestión: ¿Son lo suficientemente seguros? ¿A qué riesgos estamos expuestos mediante el uso incondicional de los mismos?

 

Sofisticado y muy común

Los smartphones cuentan con múltiples funciones:

  • Voz y comunicación digital
  • Recopilación, almacenamiento y difusión de la información
  • Navegación
  • Entretenimiento
  • Fotos
  • Verificación de productos de consumo
  • Control monetario y operaciones bancarias
  • Planning personal
  • Compras y mucho más…

Las mejoras en hardware y software pueden ofrecer multitud de beneficios, por lo que son numerosas las empresas que ofrecen a su propio personal los dispositivos, que les permiten estar en continuo contacto con sus clientes y al mismo tiempo localizables.

La creciente demanda de Smartphones no cesa. Sus ventas a nivel mundial han crecido un 5% en el segundo trimestre de este año, 302.1 millones de unidades según la compañía alemana GfK.

 

Nuestra vida a cuestas

Este gran avance supone un coste para el usuario final. El éxito del Iphone ha supuesto un incremento generalizado en los precios del resto de la industria. Y aunque las operadoras asumen el coste inicial del dispositivo, los gastos pueden pasar inadvertidos hasta que nos encontramos con un caso de pérdida o robo, o hasta que nos obligan a tener una permanencia mínima, con lo que si queremos cambiar de móvil estamos obligados a pagar un coste bien alto.

Como estos teléfonos permiten hacer multitud de fotos o grabar vídeos en alta calidad, los “usuarios” conservamos buena parte de nuestra vida en este dispositivo digital. Este avance supone que la resistencia física de los soportes no va a la misma velocidad de sus sofisticados sistemas. Con lo que son muy vulnerables al daño.

 

La ciberseguridad

La seguridad de la información de estos dispositivos sigue frágil en determinados campos. Su capacidad de almacenar contraseñas (la de datos bancarios, acceso a mails, etc… ) tienen el riesgo de ser detectadas, más que nada porque los accesos de los servicios que ofrecen las empresas también están expuestos a ser localizados.

Tal es el caso del almacenamiento de multitud de datos en la nube, o los pagos mediante móvil. Suponen un gran ahorro de tiempo para los usuarios, pero su uso ha de ser muy controlado ya que su exposición al ciber riesgo por el robo de datos es muy elevada.

El cambio a un pin más largo que el actual de cuatro dígitos, podría reforzar la seguridad, pues la detección de estos por huellas en las pantallas táctiles cada vez es más fácil de detectar. Actualmente se están llevando a cabo otros tipos de reconocimiento más sofisticados como la huella digital de acceso, el iris, o el reconocimiento facial. Pero se expone este avance a otro tipo de riesgos como el robo de información biométrica.

Lo que es evidente es que el mercado de Smartphones no para de crecer, y si los fabricantes no paran de lanzar dispositivos con funcionalidades cada vez más sofisticadas, dentro del sector deberemos estar preparados para una respuesta eficaz a los posibles y nuevos riesgos que entrañan.

 

Comparte