8 consejos para prevenir accidentes en tu flota y reducir la siniestralidad

8 consejos para prevenir accidentes en tu flota y reducir la siniestralidad

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

 

La conducción segura de vehículos apunta en dirección de la rentabilidad técnica del seguro automotor. Actualmente, la siniestralidad técnica se sitúa en el 86,7%. La cultura de prevenir accidentes en tu flota no solo reducirá notablemente esa cifra sino que, además, podrás reducir los costes.

Como gestor de flota, no hay duda de que una de tus responsabilidades fundamentales es mantener seguros a sus conductores, sus vehículos y la carga, así como a otros automovilistas. De ahí que programar una estrategia de seguridad integral no sólo fomenta la seguridad en sí, sino que, a su vez, tiene el potencial de reducir los costes de cada operación, permitiendo que ese capital se invierta en otros objetivos.

Los gestores de flota, por tanto, tienen mucho que ver con la reducción o no de la siniestralidad, pues aunque no son ellos los conductores, de sus decisiones dependen muchas vidas.
 
 

Prevenir accidentes en tu flota también es cuestión de dinero

Tomando las medidas de seguridad apropiadas en la flota, se pueden reducir los costes que provocan los siniestros viales. Esto tiene una importancia incalculable, pues según la OCDE, en España, los costes de los accidentes de tráfico significan pérdidas económicas por valor de 9.640 millones de euros al año.

Antes de aplicar medidas de concienciación o formación, es necesario evaluar, analizar y comprender adecuadamente los riesgos a los que nos exponemos, para poder así garantizar la eficacia sostenida de dichas campañas y optimizar su uso.

Esto es algo que puede parecer obvio, pero muchas empresas que han tratado de reducir su tasa de siniestralidad no lo han hecho siguiendo un procedimiento reconocido de gestión de riesgos, lo que ha tenido como resultado que no hayan logrado una disminución estable de su tasa de siniestralidad por colisiones.

Estas evaluaciones deben contemplar el riesgo de la conducción si procede y dicho riesgo debe valorarse de manera individualizada atendiendo a factores como:

 

  • Los errores humanos en la conducción.
  • Los factores psicosociales y la capacidad de conducción.
  • La motivación en la conducción.
  • Las emociones en la conducción.
  • Fatiga y conducción.
  • Sueño y conducción.
  • La conducción bajo los efectos de las drogas, alcohol, fármacos.
  • Agresividad y conducción.
  • Estrés, ansiedad y conducción.
  • Velocidad y conducción.
  • Estresores del ambiente de tráfico.
  • El riesgo de enfermedad profesional.
  • El vehículo, independientemente de su titularidad, debe ser considerado como un equipo de trabajo y, por tanto, la empresa debe asegurarse de su correcto estado y uso.

 

¿Quieres conocer los consejos de nuestros expertos para prevenir accidentes en tu flota? Descarga ya nuestra guía.

 

 

Comparte

Dejar una opinión