Guía de Seguro de Riesgo Político para las Instituciones Financieras

Guía de Seguro de Riesgo Político para las Instituciones Financieras

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

En los tiempos que corren y ante la posible inestabilidad de los estados, es importante tener muy en cuenta y saber como funciona un seguro contra el riesgo político que cubra a las instituciones financieras.

El seguro de riesgo político o PRI (Political Risk Insurance) es un producto específicamente diseñado para paliar las posibles incertidumbres que pueden suscitar determinadas situaciones políticas ante los inversores y bancos que operan en determinados mercados emergentes. Normalmente los clientes muestran su preocupación por la estabilidad de un país a largo plazo, y una póliza contra riesgo político está dirigida a proporcionar a los asegurados cierta seguridad en momentos de inestabilidad con una cobertura que nos permita no perder todas nuestras inversiones, incluso si el país y su gobierno se desmorona.

 

Orígenes del PRI y coberturas

Este tipo de cobertura se creó en 1948 con el Plan Marshall, que el Gobierno de los EE.UU promocionó con inversiones de renta variable para la reconstrucción de Europa tras la II Guerra Mundial. Esto se ha ido desarrollando con planes respaldados por el propio Gobierno para promover inversiones de empresas en el extranjero.

Un seguro de riesgo político tiene las siguientes coberturas:

  • Inversiones de tipo fijo
  • Participaciones
  • Beneficios o ganancias acumuladas
  • Préstamos entre empresas
  • Dividendos que deben ser entregados por filiales extranjeras
  • Stock
  • Maquinaria

Desde la base de una institución financiera, la cobertura es más frecuentemente contratada para proteger contra el incumplimiento de un contrato de préstamo o una prestación como consecuencia de un suceso de riesgo político. Por ej. el Banco A presta 100 millones de dólares a una compañía petrolífera y 6 meses después el Gobierno nacionaliza la compañía. El prestatario no tiene fondos para pagar la deuda, y es aquí donde surge el problema.

En consecuencia, las instituciones que más necesitan de este tipo de cobertura son las que operan sobre las siguientes áreas:

  • Financiación de proyectos
  • Financiación de productos básicos
  • Financiación de Comercio
  • Leasing
  • Titulizaciones/Mercado de Capitales
  • Financiación basada en activos
  • Cualquier área donde la banca esté exponencialmente expuesta a riesgo de crédito.

 

¿Qué riesgos están asegurados?

 Un seguro de riesgo político contra el impago de deudores cubre:

 La incautación-Riesgos asegurados: 

  • Incautación/expropiación/nacionalización
  • La privación
  • La desinversión forzada
  • El abandono forzado
  • Discriminación selectiva
  • Cancelación de contratos o licencias/revocación
  • Inconvertibilidad monetaria
  • Transferencias
  • Embargo

 

Daños físicos-Riesgos Asegurados:

  • Guerra
  • Huelgas/disturbios/Alteración del Orden Público
  • Terrorismo y daño intencionado

 

¿Qué riesgos están excluidos?

No cubre la insolvencia, o el incumplimiento de carácter comercial por terceras partes.

  • La falta de mantenimiento o asegurar los permisos necesarios
  • El incumplimiento de la legislación del país extranjero
  • Las fluctuaciones monetarias
  • Las fluctuaciones de los precios en los productos básicos o de primera necesidad
  • Incumplimiento de contrato por el asegurado
  • Fraude

 

Cobertura

Suele ser el 100% de la póliza, y este límite debe verse reflejado en el valor total del préstamo o de la inversión efectuada.

Comparte