Los riesgos de la tecnología: los desafíos de la digitalización en el sector de la construcción

Los riesgos de la tecnología: los desafíos de la digitalización en el sector de la construcción

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

 

La robótica, el comercio o las comunicaciones son tres industrias donde la tecnología lo ha cambiado todo. La construcción, sin embargo, sigue teniendo más que ver con cemento y ladrillos que con smartphones. ¿O no? Puede que el sector haya llegado tarde a la fiesta de la digitalización, pero eso no significa que, como los demás, se enfrente a las oportunidades y los riesgos de la tecnología.

La “amenaza” de la impresión 3D es, probablemente, el desafío tecnológico más conocido del sector de la construcción. Sin embargo, la ciberseguridad, la implementación de sistemas informáticos eficientes o el Internet de las Cosas también comportan riesgos para una de las industrias que más capital mueve en el planeta.

 

Los riesgos de la tecnología en la construcción

El informe Construction Risk Index 2017 elaborado por Willis Towers Watson analiza, de la mano de líderes destacados de la industria, los desafíos a los que se enfrenta el sector de la construcción. Junto a la retención del talento o a los factores geopolíticos en una economía global, los riesgos derivados de la tecnología aparecen destacados como algo a tener muy en cuenta.

Estos son los 10 grandes desafíos que la digitalización está planteando en el sector de la construcción (bajo el punto de vista de la propia industria) ordenados de mayor a menor importancia:

  1. Excesiva dependencia de sistemas informáticos
  2. Consecuencias del uso de sistemas digitales de modelado o Building Information Modeling (BIM)
  3. Vulnerabilidades generadas por fallas en la seguridad de terceros
  4. Incremento del riesgo de ciber ataque y robo de datos privados
  5. Riesgos derivados de las tecnologías emergentes
  6. Aumento del error humano por excesiva dependencia en las herramientas digitales
  7. Aumento de los costes por la implementación de soluciones digitales
  8. Dificultad de capitalizar la automatización de procesos
  9. Incapacidad de mantenerse al día
  10. Aumento del uso de dispositivos móviles propios y el Internet de las Cosas

 

Oportunidades: productividad y talento

 

Son, sin duda, uno de los temas del momento. Los riesgos de un ciber ataque en un mundo que cada vez está más conectado (y esto es solo el principio) no dejan de aumentar. De la mano de la digitalización, la industria de la construcción es también vulnerable a los ciber riesgos. Pero parte del sector parece no haberse dado cuenta todavía.

“Está claro que los ciber riesgos todavía no se tienen tan en cuenta como se debería”, explica Dean Chapman, ejecutivo de gestión de riesgos en Willis Towers Watson. “La industria es vulnerable. No solo en relación con el robo de información, sino también en la fase de diseño o a nivel tecnológico, debido al aumento de la digitalización. Los resultados pueden ser catastróficos”.

Descarga aquí el Construction Risk Index 2017

A la hora de afrontar los ciber riesgos, el sector de la construcción se enfrenta a un desafío propio: su gran descentralización. En la mayor parte de los proyectos, entran en juego diferentes compañías, lo que complica la creación de una estrategia unificada frente a los ciber ataques.

Así, en la construcción, los riesgos de la tecnología maliciosa requieren una respuesta común. De acuerdo con Wallin, se debe trabajar en un enfoque colaborativo y en la formación de todo el personal (un factor esencial para reducir los ciber riesgos). “A medida que se multiplican los usos de la tecnología, aumentar la visibilidad de los riesgos y mejorar la formación de la mano de obra deben formar parte de cualquier estrategia de ciber seguridad efectiva”, añade Wallin.

 

¿Y el futuro de la tecnología en la construcción?

Parece inevitable pensar que la digitalización seguirá conquistándolo todo durante las próximas décadas. En la industria de la construcción, esto significa que la tecnología abandonará las oficinas para expandirse en el entorno de la obra en sí misma.

“¿Cómo cambiará la forma en que se ejecutan los planos que recibimos de arquitectos y diseñadores? ¿Qué va a pasar cuando falle la tecnología, por ejemplo, si el archivo BIM está corrupto? Es interesante pensar en cómo todo esto va a cambiar cuando usemos la impresión 3D y otros tipos de tecnologías”, reflexiona Brett Phillips, de Structure Tone.

Como en tantos otros sectores, el futuro está lleno de preguntas. Ese es, quizá, el gran desafío de la tecnología: un futuro que ha dejado de ser predecible para estar lleno de incertidumbre. Un futuro en el que solo una buena planificación estratégica ayudará a la industria de la construcción a hacer frente a los desafíos y riesgos derivados de la tecnología.

 

New Call-to-action

 

Comparte

Dejar una opinión