Las empresas ante la situación actual de las pensiones: los seguros de jubilación

Las empresas ante la situación actual de las pensiones: los seguros de jubilación

publicado en: Consultoría de RRHH | 0

La crisis económica que estalló en 2008 puso muchas cuestiones sobre la mesa. Una de ellas, todavía sin resolver, fue la de la viabilidad del sistema de pensiones. A casi nueve de cada 10 españoles les preocupa el futuro de su pensión, un futuro en el que los seguros de jubilación tendrán mucho que decir. 

 

La situación actual de las pensiones

New Call-to-action

La gran mayoría de los jubilados españoles dependen de un sistema de reparto público. Es decir, cobran a través de la Seguridad Social una pensión que es financiada por los trabajadores en activo. Este equilibro entre jubilados y trabajadores se ha visto amenazado por varios factores, pero, sobre todo, por los cambios en la pirámide de población.

A medida que la población envejece y se reduce la tasa de natalidad, cada vez hay más gente cobrando una pensión de jubilación y menos trabajadores en activo. En el año 2050, la Comisión Europa estima que la tasa de dependencia (población de más de 65 años en comparación con población entre 20 y 64 años) en España será del 66%. En 2013 fue del 28%.

“Actualmente el 70% de los jubilados españoles tan solo disponen de la pensión que perciben del Estado y que se financia con las cotizaciones de los trabajadores en activo”, señala Gregorio Gil de Rozas, Head of Retirement Spain de Willis Towers Watson. “Por sexto año consecutivo, la Seguridad Social cerró el año en 2016 en déficit, con una cuantía que ascendió a los 18.000 millones de euros, lo cual representa el 1,62% del PIB del país”. En cuanto a 2017, se espera que sigamos con un déficit similar. Y aquí es cuando entramos de lleno en la crisis del sistema.

 

El sistema de pensiones en España

En la reforma legislativa del sistema de pensiones de 2012 se eliminó la edad obligatoria de jubilación. Esto quiere decir que los empleados pueden decidir si siguen trabajando o se retiran. Si optan por lo segundo, acceden a una pensión pública que, de media, representa, hoy, el 82% de su último salario. Este porcentaje, llamado ratio de sustitución, es de los más altos de la Unión Europea.

 

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social se ha reducido a menos de la cuarta parte de lo que fue en sus mejores momentos, por lo que la red de seguridad se acaba.

Mantener este nivel de pensiones con un claro desafío demográfico en el horizonte y una Seguridad Social en crisis se hace complicado. Hasta ahora, el Estado había cubierto los problemas gracias al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido como la hucha de las pensiones. Sin embargo, este fondo se ha reducido a menos de la cuarta parte de lo que fue en sus mejores momentos.

Según las estimaciones de Willis Towers Watson, la hucha de las pensiones podría agotarse entre finales de 2018 y principios de 2019, aunque el Gobierno ha optado por solicitar un crédito para no acabar con dicho fondo. “Es el momento de que en España se produzca una revisión integral del modelo del sistema de pensiones, apostando por el segundo pilar, los planes de empresa, de tal forma que complementen los ingresos que los trabajadores perciban por parte de la Seguridad Social”, añade Gil de Rojas.

 

Y en 2019, ¿qué pasará?

Esta situación de crisis tiene varias consecuencias inmediatas. La principal, que ya estamos experimentando, es el control del gasto en el corto plazo. Para que los costes del sistema de pensiones no se disparen, las reformas del 2011 y 2013 de la Seguridad Social van a implicar menores pensiones.

Así, se llegará a un escenario en los que los empleados, al ver que la asignación Estatal no va a ser suficiente y no tener suficiente patrimonio ahorrado, tendrán la necesidad de continuar trabajando. Por último, la mayoría de las empresas no cuentan con planes de salidas para el personal cercano a la jubilación.

En este contexto, los españoles siguen confiando en la parte estatal como primer pilar para su pensión de jubilación, pero desconocen la cuantía que pueden esperar. Además, la mayoría no ha planificado su jubilación. Según datos de Willis Towers Watson, la gran parte de las empresas tampoco cuentan con un plan de segundo pilar. Es decir, no cuentan con una póliza de seguros de jubilación o un plan de pensiones para sus empleados.

 

Los seguros de jubilación son pólizas cuyo tomador es la empresa de la que el empleado será beneficiario a una edad determinada.

El complemento de los seguros de jubilación

En el medio y largo plazo, será necesario que nuevas fuentes contribuyan a las pensiones. A nivel individual, los trabajadores pueden ahorrar con sus propios planes. En las empresas, los seguros de jubilación se erigen en el gran apoyo del sistema de pensiones. A grandes rasgos, se trata de una póliza tomada por la empresa de la que el empleado será beneficiario a una edad determinada.

    • Sistema de aportación definida. En este caso, en la póliza se define la cuantía de las aportaciones. Como si se tratase de una hucha, se estipula la cantidad que se va a ingresar mes a mes. El propio empleado puede, si lo desea, contribuir a esta hucha mediante el sacrificio salarial o aportaciones voluntarias.
    • Sistema de prestación definida. En este tipo de póliza, se define la cuantía de la prestación final garantizada, en forma de renta o capital.

 

Por todo esto, vivimos en el momento adecuado para que las empresas articulen su estrategia de pensiones tratando de optimizar el impacto económico y de gestión de sus recursos humanos.

 

¿Quieres recibir más información como esta? ¡Suscríbete a nuestro boletín mensual sobre jubilación!

SUSCRÍBETE

 

 

Comparte

Dejar una opinión