Terremotos e infraseguros: doble azote en Nepal

Terremotos e infraseguros: doble azote en Nepal

publicado en: Gestión de Riesgos | 0

Nepal es uno de los países más propensos a recibir terremotos en todo el mundo. Los recientes seísmos, de casi 8 grados en la escala Richter, que supusieron los peores desastres naturales que azotaron al país en los últimos 80 años, son una muestra evidente de la vulnerabilidad de esta región.

Aunque las pérdidas económicas no se han evaluado al completo todavía, la destrucción que ya hemos contemplado dejan al descubierto una realidad que el país necesita solucionar urgentemente: un infraseguro (o ausencia de seguro) relacionado con los factores subyacentes de riesgo.

La baja penetración de seguros en Nepal

Un informe reciente de la Universidad de Pokhara (Nepal) estimó que los ratios de penetración de los seguros de vida y de fallecimiento en el país en el periodo 2009/2010 fueron del 2,77% y 1,84% respectivamente. Esto quiere decir que el ratio de penetración de los seguros en Nepal es dos veces más bajo que en India y cuatro veces menor que en China.

Estos niveles de ausencia de seguros en áreas conocidas por sus exposiciones de alto riesgo de catástrofe, con un gobierno que debe afrontar la factura cada vez que ocurre, convierten a la situación en insostenible.

Cada vez más, la industria de seguros, el sector financiero en general, los profesionales de la política y la comunidad científica están trabajando juntos para encontrar una solución práctica.

Se estimó que el primer terremoto había causado pérdidas económicas con valor de 3.5 billones de dólares. Sólo una fracción de los costes serán cubiertos por las aseguradoras siendo GIC Re la que deberá cubrir la peor parte al ser la principal compañía aseguradora del país.

Mi compañero Julian Roberts, codirector del departamento de Meteorología Práctica, comentó que el terremoto pone en evidencia la falta de preparación, dejando aparte la penetración de la contratación de seguros, es lamentablemente baja.

Él considera que “hemos comprobado que hay una mayor aseguración llevada a cabo por turistas y por la comunicación extranjera que por todos los nepalís juntos”.  Seguramente, la comunidad global necesita actuar para proteger a los ciudadanos que son ahora mismo tan vulnerables ante los desastres naturales.

El ministro de Asuntos Exteriores de Nepal, Mahendra Bahadur Pandrey, habló sobre este aspecto durante la celebración de la Conferencia Mundial sobre la Reducción del Riesgo de Desastres Naturales (WCDRR) que tuvo lugar el pasado mes en Sendai, Japón:

Somos plenamente conscientes de que Nepal continua siendo uno de los países del mundo más vulnerables a los desastres, como terremotos, inundaciones, deslizamientos de tierra, inundaciones, deshielo de glaciares… También  se estimó que las pérdidas humanas, solo en el valle de Katmandú, serán catastróficas a causa de cualquier episodio sísmico.  

Esta afirmación ahora es vista como profética después de las pérdidas de más de 7.000 vidas humanas a causa de los terremotos del pasado mes.

¿Cambio de mentalidad? 

La pregunta que ahora predomina en el seno del gobierno nepalí es si estos terremotos provocarán ese cambio tan necesario en la conducta y la cultura de cara al modo en el que el país piensa en la gestión de riesgos.

De acuerdo al Informe de Evaluación Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastres de 2015, Nepal ocupa un lugar destacado entre los países cuyo gobierno no tiene las reservas financieras o el acceso a la financiación de contingencia para que se puedan cubrir las pérdidas, recuperarse y reconstruirse después de un desastre. Dicho de otro modo, Nepal carece de la capacidad financiera para encajar el impacto de pérdidas de tal envergadura con un margen estimado de entre 928 y 3.300 millones de dólares.

Con el fin de cubrir una elevadísima factura y evitar aumentar aún más la presión que sufre ya de por sí el modo de entrega de la ayuda de emergencia, la Capacidad Africana de Riesgos podría ofrecer una solución práctica para ayudar a los Estados Miembros a tener una mejor preparación de cara a una respuesta a futuros terremotos y otras catástrofes naturales.

El encuentro WCDRR culminó con la aprobación del Marco de Reducción de Riesgo de Desastres de Sendai, firmada por 187 miembros de las Naciones Unidas, y que se ha convertido en la columna vertebral de la política internacional para la protección ante desastres para los próximos 15 años

Afortunadamente, el interés de la comunidad internacional y los pasos que están dándose para disminuir esos riesgos junto con la acción de los equipos que trabajan en los diferentes países, las organizaciones y los ciudadanos que gestionan esta exposición a las catástrofes, prevendrán que en caso de que suceda un nuevo desastre natural no signifiquen tales niveles de destrucción en la vida de las personas.

Podemos estar seguros de que seguirán teniendo lugar más terremotos. Laurent Bollinger de la Agencia de Investigación de CEA ha estado estudiando los patrones históricos de los terremotos en Nepal y como afirmó para BBC “los primeros cálculos sugieren que la magnitud de 7.8 grados en la escala Richter probablemente no es suficientemente fuerte como para destruir todo el trayecto hasta la superficie de la tierra pero toda la tensión generada es fácil que se haya acumulado y dé lugar a otros grandes terremotos hacia el oeste y el sur de este pasado en las próximas décadas”.

Necesitamos estar seguros de que, la próxima vez, estaremos mucho mejor preparados.

 

Por Sophie Abrahams

Comparte